Suscriptor digital

Decisión de riesgo: los motivos por los que el Mellizo elige poner lo mejor en Boca antes de la Supercopa

El Mellizo Barros Schelotto arriesga a sus titulares en el duelo contra Tigre
El Mellizo Barros Schelotto arriesga a sus titulares en el duelo contra Tigre Fuente: FotoBAIRES
Franco Tossi
(0)
9 de marzo de 2018  

La derrota frente a Argentinos del último fin de semana, la primera oficial en el año, no fue un baldazo de agua fría. Pese a que se trata de Boca , el puntero indiscutible, podía preverse que el trámite en La Paternal no sería sencillo, entre un estadio siempre complicado y una formación suplente. Lo que más molestó en el vestuario fue la falta de reacción: la actitud propia es un duro adversario para el conjunto de Guillermo Barros Schelotto , que entendió que, al menos por ahora, no posee dos equipos como se especulaba. La caída le cambió la planificación: empezó a mirar de reojo a los que comúnmente están afuera y decidió poner lo mejor el sábado (19.15 hs) ante Tigre, en el compromiso previo a la Supercopa ante River . ¿Por qué arriesga a sus principales soldados a tan pocos días de un partido tan importante? El Mellizo tiene varios puntos en el cuaderno.

Guillermo parece tomar el duelo del 14 de marzo tal como lo expuso públicamente hace no mucho tiempo: "El partido toma trascendencia simplemente porque uno quiere ganarle a River, no por el título en sí. Si te pregunto quién fue el equipo que la ganó hace dos o tres años, seguramente no te acordás", desafió con una sonrisa a un periodista. Para él no es una final, solo un clásico en el que debe triunfar. Entonces esquiva la opción de proteger a sus mejores futbolistas. No obstante, hay otras variables.

En primer lugar, lo hace porque viene de una derrota más allá de que domina el certamen con 8 puntos por sobre Talleres y 11 por encima de Independiente y San Lorenzo, que aún deben disputar el encuentro pendiente entre sí. Es cierto, la distancia es extensa, pero Barros Schelotto no se confía y es consciente de que dentro de las nueve jornadas que restan hay compromisos importantes: el próximo partido en la Bombonera, una vez que pasen los de Victoria, será ante los cordobeses, mientras que a mediados de abril visitará el Libertadores de América para enfrentar al campeón de la Copa Sudamericana, acaso el rival que parece ser el más peligroso por su actualidad futbolística.

"Estamos cómodos, pero los partidos hay que jugarlos y la doble competencia mostró su primer signo", le expresó a LA NACION alguien que está cerca del cuerpo técnico. En palabras simples, saben en la intimidad que el equipo puede perder más puntos, bajón que experimentó también en el anterior torneo en el que se coronó. Por eso es que el Mellizo elige poner lo mejor en cancha.

Por otro lado, uno de los objetivos para el partido con Tigre es que los titulares lleguen con plena confianza al superclásico. Retornar a la senda de la victoria no solo le dará ese aire necesario en la Superliga sino que además será un factor de incentivo de cara a la Supercopa. Aunque también es un arma de doble filo: poner a la formación principal no elimina las posibilidades de empate o derrota, resultados que pueden generar un ambiente de desconfianza antes de jugar frente al Millonario.

Sin embargo, cree que los titulares ya están consolidados (con Tevez como abanderado) y si necesita ganar para no correr riesgos, la fórmula es esa: ir a lo seguro, a los nombres que, si bien sufrieron las pérdidas de Gago y Benedetto, con lesiones graves, y Pablo Pérez, con una ausencia más corta, solo cayeron en 2 (ante Racing y Rosario Central) de los 18 partidos.

La decisión de poner lo mejor también corre por lo que vio en los últimos días: flojos rendimientos individuales de los suplentes ante Argentinos y poca actitud en los entrenamientos. El miércoles volvieron los gritos y retos del Mellizo hacia sus jugadores, especialmente hacia los futbolistas de segundo orden. No ve reacción en su plantel, algo que ya había avisado en el triunfo ante Banfield: "Esto de ganar jugando mal va a tener un límite si no mejoramos. Cuando otro equipo juegue mejor, nos va a ganar". El Bicho cumplió la profecía y el Mellizo entendió que, al menos, los titulares ganan.

El último ítem expone, paradójicamente, la falta de competencia de los mejores jugadores. Si no jugaran ante Tigre, serían casi dos semanas sin roce oficial entre el partido por la Copa Libertadores ante Alianza Lima y el de la Supercopa ante River. Las cargas físicas no serían escasas ni abultadas, pero igualmente el Mellizo prefiere arriesgarlos sobre la fecha. Porque Guillermo quiere quedarse con todo lo que se presenta en el camino.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?