Llevar la carga

Diana Fernández Irusta
(0)
9 de marzo de 2018  

Fuente: LA NACION

Hay que tener ese porte. Esa manera de andar erguida, ese llevar la carga. Una mujer empuja una carretilla en dirección al horno de ladrillos que se adivina allí nomás, hacia la derecha. La escoltan -cientos de ellas- las piezas ya logradas. Bajo el impulso de su cuerpo marcha la materia prima que, en breve, sumará unidades a la compacta y geométrica muralla que la circunda.Si hay oficios duros, uno de ellos es el de la fabricación artesanal de ladrillos. Bien lo debe saber ella, mal que le pese a su talante magnífico. Y a ese modo de estar como ausente del polvo, del hastío, de un sol que debe estar apretando lo suyo.La víspera del Día de la Mujer, ese que ayer conmovió las calles del mundo, la encontró entre la arcilla y el surco del monótono trabajo cotidiano. Toda ella, una estampa: ni pasiva ni víctima; más bien, una guerrera tenaz.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.