Santa Cruz enfrenta el tercer año crítico en educación

Los docentes ya llevan cinco días de paro, que se suman a las 120 jornadas de clase perdidas en 2017
Mariela Arias
(0)
9 de marzo de 2018  

RÍO GALLEGOS.- Esta provincia enfrenta el tercer año crítico en materia educativa. Aún no hubo ningún ofrecimiento salarial del gobierno de Alicia Kirchner y los maestros siguen cobrando en forma desdoblada y con atrasos. Incluso, desde enero ya no reciben el aumento del 8% otorgado el año pasado y pagado con fondos nacionales.

Tras perder 120 días de clases por paros en 2017 y más de 86 jornadas por huelgas en 2016, en dos años los estudiantes perdieron el equivalente a un ciclo lectivo completo. El tercer año de gobierno de Alicia Kirchner no pareciera transitar un mejor camino en su relación con los docentes, que desde que empezó el ciclo lectivo ya realizaron cinco días de paro.

Aquí, las clases para buena parte de los estudiantes arrancaron el 1º de febrero, dado que el gobierno extendió el calendario educativo de 2017 hasta el 31 de marzo de 2018, para recuperar los días de clases; en tanto, los alumnos que no perdieron tantos días de clases iniciaron su actividad el lunes, como en la mayoría del país. La situación se evalúa por grado y por escuela, en función de la cantidad de días de clases de cada sección.

Las relaciones entre la presidenta del Consejo Provincial de Educación, Cecilia Velázquez, y los gremios quedaron rotas, luego de que la funcionaria, de gran cercanía con Alicia Kirchner, se encerró seis días en su oficina, ante una protesta gremial. Por ahora las dos reuniones paritarias solo fueron de carácter "laboral", lo cual encierra que no habrá ofrecimientos salariales, sino temas vinculados a la organización pedagógica.

Sin embargo, el reclamo salarial sigue vigente. Los gremios Adosac y AMET (técnicos) cuestionaron el lunes el "congelamiento salarial", los despidos de más de 200 docentes y los ofrecimientos "en negro" ($2000 sin aportes), y consideraron que el gobierno de la provincia tiene "ensañamiento" con el sector docente.

El encuentro se dio poco después de que la gobernadora reconoció la dificultad que enfrenta para abonar sueldos en tiempo y forma y afirmó que no tiene "los fondos necesarios para atender las necesidades y funcionar con equilibrio fiscal".

El único ofrecimiento del gobierno fue "insistir en lograr el 8% acordado con la Nación", según reza el acta paritaria, y explicaron que le solicitaron al Ministerio de Educación de la Nación que continúe enviando fondos para pagar los aumentos correspondientes a 2017. En la cartera nacional informaron a LA NACION que el compromiso acordado con la provincia "fue hasta el 31 de diciembre de 2017, el cual se cumplimentó y permitió en su momento que arrancaran las clases".

Los paros de esta semana no tuvieron un alto porcentaje de acatamiento -según el gobierno rondó entre el 8% y 9%, y para los gremios rozó el 40%-, luego de que se incluyó una cláusula por la cual las inasistencias bajan puntajes a la hora de concursar por otros cargos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.