Uruguay: momento de precios poco atractivos en el mercado de campos

Nelson Fernández
(0)
10 de marzo de 2018  

MONTEVIDEO. Tres afirmaciones que parecen incompatibles pero que resumen una situación real y compleja: primero, el precio de las tierras vendidas subió en Uruguay durante 2017. Segundo, la tierra no se valoriza y tercero, el precio de los campos aparece con tendencia a la baja para este año.

En principio, el gobierno uruguayo divulgó datos de ventas de tierras durante 2017 que reflejaron un fuerte repunte en la cantidad de campos, en la extensión comercializada y en el precio promedio por hectárea. Segundo, esos datos no se reflejan en la valorización de los terrenos ya que los lotes vendidos en 2017 no son comparables con los de años anteriores sino que son tierras de mayor nivel. Los especialistas comparan este fenómeno con el mercado inmobiliario urbano: si un año se venden muchas casas en suburbios o barrios obreros y al siguiente se comercializan departamentos o casas en zonas residenciales de clase alta, el precio promedio de unidad subirá, pero no sirve para medir la evolución, ni de las casas de bajo valor, ni las de alto. Y lo que se observa en el mercado es que cuesta vender sin bajar el precio.

Tercero, la tendencia a la baja la visualizan los operadores tomando en cuenta el precio de arrendamiento. Como ese valor desciende, todo indica que el precio de venta también lo hará, y si hasta ahora no se dio es porque los vendedores se resisten a bajar el precio pero de a poco entienden que deben hacerlo. "Para que este año haya negocios de compra venta, será imprescindible que haya baja de precios, y eso se notará en próximos meses", dijo a la nacion uno de los principales operadores de plaza, Gerardo Zambrano.

Hace unos días, la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, informó que en 2017 se registraron 1139 operaciones de compra venta de campos, US$694,2 millones (50,9% más que en 2016), el más alto desde 2014. El precio promedio por hectárea fue de US$3712, 9,8% más que 2016.

La serie muestra que la tendencia tuvo un crecimiento fuerte entre 2003 y 2008 con ventas por unas 700 a 850 mil hectáreas por año. Luego, entre 2009 y 2014, se pasó a un nivel que osciló entre 330 y 370 mil hectáreas anuales, y desde entonces ha girado entre 170-190 mil. El pico de precios, computando promedio aritmético anual, fue en 2014, con US$3934 dólares la hectárea y ahora se ubica en US$3712.

Pero lo claro es que el precio de arrendamiento ha venido bajando, según los mismos datos del gobierno. En 2014 el precio promedio por hectárea arrendada era de US$174, lo que bajó a US$124 en 2015 y a US$113 en 2016. Aún no cerró el año 2017, pero el primer semestre mostraba un valor igual al del año anterior.

Por su parte, Zambrano dijo que los campos se están desvalorizando si se compara tierra de igual característica, sea ganadera, agrícola o combinada. "Los campos mixtos son los que más mantuvieron su valor y los que se están comercializando pero eso no significa que suba el precio de la tierra sino todo lo contrario". ¿Cuáles son las perspectivas? "Para este año, muchos vendedores comenzarán a asumir que deben vender ahora, al precio que obtengan y eso hará visible la baja de valor", concluyó el operador rural.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.