Daryl Gibson: "Jaguares tiene que establecer quién es y a quién representa"

Daryl Gibson está por segunda vez en Buenos Aires, ahora como DT de Waratahs
Daryl Gibson está por segunda vez en Buenos Aires, ahora como DT de Waratahs Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Alejo Miranda
(0)
9 de marzo de 2018  

En los pasillos del AMI Stadium, la casa adoptiva de Crusaders, Daryl Gibson se codea en forma de gigantografía con Richie McCaw, Dan Carter, Andrew Mehrtens y Justin Marshall. Como segundo centro fue pieza fundamental del mejor equipo en la historia del Súper Rugby, ganador de cuatro títulos en cinco años entre 1998 y 2002, por entonces llamado "Súper 12". Fama que lo llevó a vestir 19 veces la camiseta de los All Blacks antes de emigrar a Europa, donde fue compañero de Agustín Pichot y Felipe Contepomi en Bristol ("dos jugadores fantásticos"), de Marcos Ayerza en Leicester y de Bernardo Stortoni en Glasgow Warriors. "Crecí viendo cómo Hugo Porta acertaba drops desde todos lados", dice Gibson.

A los 43 años, fue traído por el rugby a Buenos Aires como DT de Waratahs, el equipo de Sydney que mañana se enfrentará a Jaguares en Vélez, a las 18.40. "Es mi segunda vez aquí. Vine en 1995 para el Hemisferio Sur M21. Ganamos el torneo. Teníamos un gran equipo: Taine Randell, Carlos Spencer, Christian Cullen, Anton Oliver, Kees Meeuws...", cuenta.

Ocho títulos en total hacen de Crusaders el conjunto más exitoso en la historia del Súper Rugby. "Si uno mira el equipo de hoy y la organización que tiene Crusaders, ve que no ha cambiado demasiado. Está basado en una cultura, y la evidencia de eso es estar siempre entre los mejores", analiza.

-¿Cómo se forja esa cultura en un equipo como Jaguares?

-Jaguares tiene que establecer quién es y a quién representa. Y a partir de eso, ver cuáles son los valores y los propósitos del equipo. Si empieza por ahí, tiene una base realmente fuerte. En los últimos dos años en Waratahs no tuvimos una identidad clara ni un propósito firme. Este año tenemos un equipo más unido.

-¿Cómo evolucionó el Súper Rugby desde los primeros años?

-Una de las grandes evoluciones en el juego está en la profesionalización y la preparación de los jugadores. Ahora son mucho más atletas que nosotros hace 20 años. Éramos amateurs que cobrábamos por jugar. Y gracias al análisis de video, los métodos de entrenamiento son superiores. Tenemos más tiempo para estudiar el juego.

-Sin embargo, hay menos público en las canchas y hubo que recortar equipos...

-Yo apoyé que se redujera el número de equipos. La clave es que la gente quiere ver rugby de calidad, equipos competitivos con tradición y rivalidad fuerte. Esta medida es una forma de ayudar al crecimiento del juego. La gente se siente atraída por la paridad.

-En ese sentido, ¿fue negativo el ingreso de Jaguares?

-Creo que es la opción correcta para que crezca el juego al tener más naciones representadas. Es natural que sea difícil para los equipos nuevos establecer bases sólidas. Cada año van a crecer, evolucionar y mejorar. Es cuestión de tiempo. Jaguares es muy competitivo, tiene muy buenos jugadores. Es difícil ser profesional semana tras semana si uno no tuvo eso antes.

-Hay muchos directores técnicos neozelandeses por el mundo. ¿Cómo trasladás esa cultura a los australianos, que tienen una idiosincrasia diferente?

-Hay que entender cuáles son los valores principales del rugby australiano. Comprender la cultura y qué lo motiva. Lo que intentamos es construir un equipo a partir de sus fortalezas.

-Al contrario de los neozelandeses, los australianos siempre fueron muy sistemáticos...

-Es una de las áreas que estamos tratando de mejorar: ser menos estructurados y jugar más abiertamente. Es algo en que los argentinos son muy buenos. Una mitad del partido es estructurada, y la otra mitad, no. Si uno se ocupa solo de una, se está perdiendo la otra mitad. Tenemos la suerte de contar con jugadores como Kurtley Beale, que es muy instintivo y muy bueno en el juego desestructurado. Es un gran plus para nosotros.

-¿Cuáles son las fortalezas de los australianos?

-Son muy buenos en el juego de fases. Tienen muy buenos movimientos de ataque y un gran estado físico. Tienen una tradición de ser educados e inteligentes, que hace muy fácil entrenarlos.

-Los australianos tuvieron un muy mal 2016. ¿Están en crisis?

-Sufrieron al repartir el talento en cinco equipos. La reducción a cuatro va a fortalecerlos. Además, están haciendo un gran trabajo en reclutar talento joven. En Australia hay una gran competencia por el talento entre distintos deportes [fútbol australiano, rugby league]. Creo que dentro de cuatro o cinco años vamos a ver los beneficios. También el juego pasó por muchos cambios. Hay cuatro entrenadores nuevos en las franquicias. La medida va a ser cómo les vaya contra los neozelandeses.

-Jugaste en un gran equipo de All Blacks. ¿Es este el mejor de todos los tiempos?

-Ciertamente con Steve Hansen han construido un récord increíble de victorias. Hay que darles crédito a los entrenadores. Siempre es difícil comparar, pero si uno se guía por las estadísticas, sí.

-Siempre fueron los mejores, ahora parecen invencibles...

-Hicieron un gran trabajo en identificar a los jóvenes a temprana edad, 15, 16 años, e introducirlos en un sistema de coaching, de entrenamiento físico y técnico. Eso asegura un suministro permanente de talento. Además, la ITM Cup, con 14 equipos competitivos en el certamen doméstico, asegura que haya más jugadores de recambio.

-El partido del 2017 en Sydney fue de los mejores en la historia de Jaguares. ¿Qué les dejó?

-Jaguares jugó sin preocupaciones, sin miedo. Nos ganó merecidamente. El año pasado quedamos muy decepcionados como equipo. Desde entonces hemos mejorado mucho. Sabemos cuán bueno es Jaguares y los jugadores que tiene. El resultado contra Hurricanes no reflejó lo que pasó en la cancha, el partido fue muy parejo. Enfrentarnos en su casa va a ser muy difícil.

Martín Landajo se quedó afuera de los 23 Jaguares

El entrenador Mario Ledesma profundizó la transformación que busca imprimirle a Jaguares al dejar por primera vez fuera del equipo a uno de los emblemas, Martín Landajo. El subcapitán de los Pumas no fue incluido entre los 23 que estarán mañana, a las 18.40, ante Waratahs en Vélez, por la 4ª fecha del Super Rugby. El medio-scrum suplente será Felipe Ezcurra tras dos buenos desempeños en Argentina XV. Otras modificaciones sorpresivas son la ubicación de Javier Ortega Desio como Nº 8, por la lesión de Tomás Lezana (estará un mes afuera), la aparición de Santiago González Iglesias como 12 en lugar de Bautista Ezcurra y el ingreso por primera vez entre los suplentes de Joaquín Díaz Bonilla por Juan Martín Hernández. Los que ya están recuperados y regresarán son Tomás Lavanini (Marcos Kremer pasa a ser ala) y Santiago García Botta, por primera vez en el banco.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.