Disminuyeron las muertes en tiroteos entre delincuentes y agentes federales

Daniel Gallo
(0)
9 de marzo de 2018  

A partir del sólido apoyo dado al policía bonaerense Luis Chocobar tras su intervención en La Boca que terminó en la muerte de un ladrón, el Gobierno quedó en medio de una polémica por la supuesta permisividad al uso excesivo de las armas por parte de las fuerzas de seguridad. El regreso de la "mano dura" contra el delito fue el mensaje paralelo que pareció ser emitido por las voces que felicitaron a Chocobar por abatir al delincuente mientras este escapaba tras acuchillar a un turista norteamericano. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, hace constantes referencias a su convencimiento de que no se puede proteger a los vecinos con "una policía de brazos caídos". Pero a la vez rechaza las acusaciones sobre el presunto "gatillo fácil" del Estado. "Esto no es una discusión de facultad, la estadística señala que bajaron las muertes en enfrentamientos", dice a sus interlocutores.

La información del Ministerio de Seguridad apuntó a una comparación de lo sucedido en tiroteos entre fuerzas de seguridad federales y delincuentes entre 2013 y 2017. Y el año pasado los datos oficiales exhibieron una disminución de las muertes en esos enfrentamientos, tanto en el número de agentes caídos como de delincuentes abatidos.

En ese período analizado fue 2014 el año con más cantidad de personas que murieron en todo el país por disparos de algún integrante de una de las cuatro fuerzas federales, con 96 sospechosos que perdieron la vida. Esa cifra bajó a 38 el año pasado. Si bien en 2017 una parte importante de la Policía Federal quedó bajo el comando porteño fusionándose con los agentes metropolitanos en la Policía de la Ciudad, incluso en 2016 -con toda la PFA en las calles porteñas- se registraron 46 delincuentes fallecidos en tiroteos.

También fueron menos los sospechosos heridos de bala notificados en 2017 (125 casos) que los verificados en 2013 (191), 2014 (250), 2015 (170) y 2016 (190). Los datos de heridos de bala son importantes en el análisis de violencia urbana, porque la eficaz intervención médica o simplemente la suerte pueden cambiar una fotografía estadística que considere solo a las muertes como referencia de lo que sucede en las calles.

Disminuyeron, además, las muertes de agentes federales en esos tiroteos. En 2017 fallecieron cinco integrantes de la Policía Federal y dos de la Gendarmería, situación que representa una tasa de muerte de 0,8 cada 10.000 agentes, mientras que no tuvieron bajas la Prefectura y la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Un año antes habían muerto 18 policías federales, dos gendarmes y dos prefectos. Fue 2016 el año con más bajas registradas en las fuerzas de seguridad federales en comparación con el período iniciado con 20 muertes en 2013. El año con más muertes de delincuentes ( 96 fallecimientos de 2014), fue a su vez el de menor cantidad de policías (15) caídos en enfrentamientos.

Los policías heridos de bala en 2017 fueron 136, idéntica cifra a la notificada en 2013. En este caso hubo más agentes víctima de lesiones por arma de fuego que los 123 registradas en 2016.

Las autoridades del Ministerio de Seguridad estiman que la merma de decesos policiales tiene que ver con un cambio de actitud de los agentes en sus momentos de franco. La mayoría de las víctimas mortales se producían en enfrentamientos en los que el propio policía era víctima de un robo y, sorprendido, intentaba defenderse en inferioridad en condiciones. Para evitar esa situación se alentaron cursos oficiales para concientizar a los policías sobre la necesidad de elevar las precauciones cuando se mueven sin uniforme. Consideran los funcionarios que los resultados fueron positivos tras el primer año en que se implementó esa capacitación.

Para Bullrich, la defensa de la actuación de policías dentro de un marco legal es un eje importante de su gestión. "Cuando un policía ve que uno de sus compañeros hace su trabajo y es tomado como victimario, va a pensar si le conviene llegar a tiempo al próximo llamado de emergencia. Y cuando una sociedad tiene paralizada a su policía, aumenta la inseguridad. Acá saben que castigamos a quienes hacen las cosas mal y defendemos a aquellos que hacen las cosas bien", es un comentario que la ministra suele hacer entre sus allegados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?