Confirmaron una prisión perpetua por femicidio e investigan otro homicidio

El Tribunal de Casación Penal ratificó la pena contra un exprefecto y lo vinculó con el asesinato de Verónica Fernández
(0)
9 de marzo de 2018  

El Tribunal de Casación Penal bonaerense confirmó la prisión perpetua para Walter Vinader, exsuboficial de la Prefectura, condenado por el femicidio de la joven Araceli Ramos y la desaparición de la anciana Aída Amoroso, ambos casos registrados en 2013 en el partido bonaerense de Tres de Febrero. El fallo, al que Télam tuvo acceso, fue dictado por la Sala V de Casación, integrada por los jueces Martín Manuel Ordoqui y Jorge Hugo Celesia, quienes rechazaron la apelación del acusado y ratificaron el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Martín del 30 de junio de 2016.

Los jueces del TOC, Mónica De Benedetto, Julio César Di Giorgio y Marcelo Machado, lo condenaron por "privación ilegal de la libertad coactiva en concurso ideal con homicidio criminis causae" (matar para ocultar otro delito), en el caso de Araceli, de 19 años, y una "privación ilegal de la libertad coactiva agravada por ser la víctima mayor de 70 años", por Amoroso, de 81.

Ese tribunal también había ordenado que la Justicia de San Isidro investigue la vinculación del condenado con el homicidio de Verónica Celeste Fernández, de 32 años, cuyo cuerpo fue encontrado en noviembre de 2012 en el paseo costero de Vicente López. Los magistrados encontraron similitudes de ese caso con la muerte de Araceli.

El juez Celesia analizó las pruebas que el TOC 4 valoró para la sentencia, entre ellas los testigos que declararon en el juicio, el cruce de comunicaciones del teléfono de Vinader, de 43 años, y el video que él le obligó a grabar a la víctima. El magistrado dio por probado que el 30 de septiembre de 2013 el exsuboficial retuvo a Araceli en una vivienda de la calle Puán 3754 de Caseros, en Tres de Febrero, "con el objeto de obligarla a realizar una videofilmación" en la que pretendía incriminar a su expareja y a dos policías por el crimen de Fernández.

La investigación en torno de esa casa permitió descubrir que la dueña, Amoroso, estaba desaparecida desde septiembre de 2013 y que a esa propiedad solía ir el condenado, quien así se transformó en el principal sospechoso.

"Está probado que luego de la desaparición de la señora Amoroso, era Vinader quien conservaba las llaves de la casa [...], se ocupó de inventar excusas frente a los distintos familiares y allegados que indagaban sobre el paradero de Aída, diciendo que se había ido a vivir con su hermano, lo cual fue desmentido por este", sostuvo Celesia.

El juez añadió, en cuanto a la desaparición y asesinato de Araceli Ramos, que "la prueba de cargo que da cuenta de que Vinader fue su autor penalmente responsable también es incuestionable".

Celesia recordó el testimonio de la madre de la víctima, llamada Criselda González, respecto de que su hija le había dicho el 30 de septiembre de 2013 que se iba a una entrevista de trabajo y la joven le dejó escrito la dirección del lugar, "la tantas veces mentada casa de la calle Puán".

El cadáver de Araceli fue encontrado 12 días después, el 11 de octubre de ese año, en un descampado en avenida Crovara y General Paz, en Villa Madero, partido de La Matanza, y la autopsia determinó que había sido estrangulada y golpeada.

"Es decir que la última vez que se supo de Araceli con vida se dirigía a la casa de la calle Puán, en la cual, en ese momento, Vinader tenía el pleno dominio pues su propietaria ya había desaparecido y nadie sabía de ella", aseguró.

El juez Celesia destacó que el fallo del TOC 4 "se ha ocupado de analizar los dichos exculpatorios de Vinader, [...] y los ha descartado de plano en razón de sus numerosas contradicciones y mendacidades".

Aumentó la violencia de género

Un informe dado a conocer ayer por la Procuración General bonaerense, en el marco del Día Internacional de la Mujer, reveló que se incrementaron en 8,9% los casos de femicidios en la provincia de Buenos Aires durante el año pasado. En 2017, los femicidios denunciados fueron 98, mientras que en 2016 la cifra había llegado a 90. En la mayoría de los casos (62,2%), las víctimas tenían un vínculo íntimo con sus victimarios, es decir que las mujeres fueron asesinadas por sus esposos o exparejas. El informe del organismo bonaerense, que conduce el procurador general Julio Conte Grand, precisó que la mayoría de las víctimas de femicidios fueron mujeres de entre 21 a 30 años (29,5% de los casos), seguidas por las de entre 31 a 40 años (22,1 por ciento).

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios