La foto con el enemigo, un clásico del deshielo diplomático

Desde el histórico encuentro en Pekín entre el líder comunista Mao Tse-tung y Richard Nixon, otros presidentes norteamericanos sellaron el nuevo entendimiento con sus rivales con una reunión cara a cara y un efusivo apretón de manos
Desde el histórico encuentro en Pekín entre el líder comunista Mao Tse-tung y Richard Nixon, otros presidentes norteamericanos sellaron el nuevo entendimiento con sus rivales con una reunión cara a cara y un efusivo apretón de manos
(0)
9 de marzo de 2018  • 14:19

WASHINGTON.- La invitación del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, a Donald Trump trae a la memoria otros momentos de audacia diplomática entre Estados Unidos y sus enemigos. En la imaginación popular inmediatamente surgen imágenes que marcaron los últimos 50 años: Nixon y Mao, Reagan y Gorbachov, Obama y Castro. ¿Trump y Kim?

Richard Nixon y Mao Tse-tung, 1972

A media tarde del 15 de julio de 1971, la Casa Blanca envió un aviso de que esa noche el presidente haría una "declaración importante". A las 10.30 de la noche de Washington, Richard Nixon apareció en televisión para anunciar a un país atónito que se proponía visitar la China comunista. "Voy a embarcarme en lo que espero profundamente que sea un viaje de paz", dijo solemnemente.

Nixon llevaba escribiendo sobre la necesidad de establecer relaciones con China desde al menos un año antes de ser presidente. Le obsesionaba al mismo nivel que el desarme nuclear. Estados Unidos y China no hablaban desde el establecimiento del régimen comunista, 22 años antes.

Nixon aterrizó en Pekín a las 11.30 de la mañana locales del 21 de febrero de 1972. Unas horas después, Mao Tse-tung, el padre de la revolución china, lo recibía en su residencia privada. Sería su único encuentro en un viaje de una semana. El viaje fue un éxito y se considera el principio de la apertura al mundo de la China comunista.

Ronald Reagan y Mikhail Gorbachov, 1985

Gobachov y Reagan
Gobachov y Reagan

El furibundo anticomunista Ronald Reagan no se encontró con un presidente de la Unión Soviética durante todo su primer mandato. Finalmente se encontró con el nuevo secretario general del Partido Comunista, Mikhail Gorbachov, en 1985. Fue el 19 de noviembre, en Ginebra. La reunión no fue productiva, pero sentó las bases de cierta relación personal. Volvieron a verse al año siguiente en Reikiavik. En una modesta casa hablaron durante cuatro horas y media. Las conversaciones desembocaron en el primer acuerdo en el que ambos países aceptaban reducir su capacidad nuclear, firmado el 8 de diciembre de 1987 en Washington.

Barack Obama y Raúl Castro, 2015

Obama y Castro
Obama y Castro

El 10 de diciembre de 2013, en el estadio de fútbol de Johannesburgo se produjo una concentración inusual de jefes de Estado para despedir a Nelson Mandela, el símbolo de la lucha contra el apartheid en Sudáfrica. Cuando Barack Obama se disponía a subir a la tribuna para hablar, se produjo una foto histórica. Se encontró con el presidente de Cuba, Raúl Castro, y se saludaron. Era la primera vez que los presidentes de ambos países se daban la mano desde la revolución de 1959, tras lo cual la relación entre ambos países quedó en nada. El 1 de julio de 2015, Obama anunció la reapertura de las relaciones diplomáticas entre ambos países. El 21 de marzo de 2016, el Air Force One aterrizó en La Habana para la primera visita oficial de un presidente de Estados Unidos a Cuba desde Calvin Coolidge en 1928.

Interrogantes y amenazas cruzadas entre Trump y Kim

Análisis internacional: interrogantes y amenazas cruzadas entre Trump y Kim

2:03
Video

© El País, SL

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.