El mercado, en estado de alerta

Carla Quiroga
Carla Quiroga LA NACION
(0)
10 de marzo de 2018  

Desde la asunción del presidente Mauricio Macri, los empresarios atravesaron los más diversos estados de ánimo; 2016 lo vivieron con entusiasmo y expectativa pero sobre fines de ese año se diluyó: los fondos comunes cerrados de inversión no terminaron de arrancar y el mercado se enfrió. Sin embargo, en 2017 los ánimos mejoraron. El boom de créditos hipotecarios para el consumidor final entusiasmaron y de a poco empezaron a sacar del cajón los proyectos olvidados. Algunos pocos cerraron líneas de financiamiento intermedio -para el desarrollador- y otros se quedaron en el molde a la espera de mejores condiciones. La realidad es que hoy las condiciones de UVA más 8 por ciento que ofrecen los bancos, no termina de convencer a los empresarios. "Son costos que se terminarán trasladando al precio final. Actualmente cuando uno vende una obra no puede arrancar otra porque no se cubre el costo de reposición", alerta un empresario y cuantifica: "El cálculo es que una unidad para el target medio que hoy se vende a US$2500/m2 terminará ofreciéndose a US$3100/m2". De todas formas no cree que en 2018 el aumento de las propiedades sea un problema porque la demanda que compra con crédito mira más el valor de la cuota que el precio final. En otras palabras, valora la posibilidad de acceder al techo propio. Un sueño que para muchos se aleja al ritmo de la escalada del dólar. Un dilema que también impacta en las cuentas de los desarrolladores por la incidencia que genera en los ascensores, la carpintería y el acero, entre otros. "En estos casos también se trasladará a precio", agrega la fuente y finaliza mirando el vaso medio lleno. "El dólar es la moneda de referencia en el sector y quien está decidido a invertir en el sector le conviene hacerlo más con un dólar revaluado que con uno devaluado porque tendrá mayor capacidad para generar negocios".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.