Kidd Keo: llega el trapero español más provocador (y arrogante) del momento

Con un público cada vez más grande, no tiene empacho en hablar sobre drogas y sexo machista en sus canciones
Con un público cada vez más grande, no tiene empacho en hablar sobre drogas y sexo machista en sus canciones Crédito: Daniel Jayo
Alejandro Lingenti
(0)
10 de marzo de 2018  

"No tengo nada en contra de ningún artista del mundo. No es nada personal. Pero les advierto que me los voy a follar a todos. No va a quedar ninguno en pie. Yo seré el rey". Igual que en sus canciones, cada vez más populares de acuerdo con lo que revela el número de reproducciones que viene sumando en YouTube, su plataforma inicial de lanzamiento, el español Kidd Keo no ahorra provocaciones a la hora de hablar con la prensa. "Y cuando sea el rey, ya me haré amigo de los demás. El único artista frente al que me agacho es Booba", agrega.

Kidd Keo (Padua Keoma, 22 años, nacido y criado en Alicante) tiene, queda claro, una particular devoción por ese rapero francés hijo de una marroquí y un senegalés. Sueña con mudarse muy pronto a París, donde tienen su base de operaciones otros colegas que respeta (Dosseh, 13Block, 40000Gang, Joke, Pso Thug), porque dice que su carrera en España "ya no da para mucho más". Más de una vez lo han acusado en las redes sociales de misógino (en particular por la letra y el video de "Lollypop", uno de su temas más difundidos, incluido en un su mixtape del año pasado, The Giant), pero lo cierto es que la cantidad de seguidores no para de crecer. Particularmente en la Argentina, donde ha ganado la popularidad suficiente como para animarse a hacer un tour que incluye shows en Córdoba, Rosario, Buenos Aires -mañana- y Mar del Plata. "El trap es un género que habla de violencia, drogas y crimen en primera persona, y nos enseña la peor cara de nuestras ciudades sin teñirla de romanticismo", dijo hace poco otro artista español, Erik Urano, para aclarar un poco los tantos sobre este género muy popular.

"Francia y España son los países de Europa donde mejor trap se hace. Y eso está relacionado con la falta de dinero. Son sitios donde hay pobreza, y donde hay pobreza hay más mezcla de razas y multiculturalismo -dice Keo-. Mi popularidad en España ha aumentado desde que empecé a cantar más en español. Hago música desde los 14 años, pero cuando cantaba exclusivamente en inglés me escuchaba muy poca gente".

En el hogar de Kidd Keo, cuenta él, se escuchaba mucha música: "Crecí con las canciones de Bebe y la Mala Rodríguez que escuchaba mi madre, aclaro para los que me tildan de misógino... Mi madre fue siempre muy liberal y muy de la calle. Escuchaba mucho rock, sobre todo punk. Y mi padrastro también. Yo a los 14 años ya le decía que quería ser un artista de hip hop y ella me dio mucha libertad. El rock y el trap se asemejan bastante por el estilo de vida que quieren representar".

La bisagra en la carrera de este joven músico fue "Relax", video del tema publicado en YouTube en 2015 que se convirtió en un suceso de inmediato (hoy suma casi nueve millones de reproducciones). Allí se lo ve con un grupo de amigos del barrio cantando y tomando en una botella plástica de gaseosa un brebaje con una parte de Toseína, un jarabe para la tos que muchos jóvenes consumen como droga. "Fue el primer tema en el que escupí algunas barras en español -argumenta Keo-. La gente pudo entenderme por primera vez y aparecieron seguidores fuera de Alicante. En Barcelona, por ejemplo. Pasé a otra nivel: de las dos mil visitas a los millones".

Kidd Keo se ocupa especialmente en diferenciarse de los cultores del freestyle, protagonistas de las cada vez más populares "batallas de gallos" nacidas en el Bronx en la década del 70. Hoy, esas improvisaciones en las que cada participante intenta dejar en ridículo a su oponente tienen miles de fans en la Argentina (el año pasado nueve mil personas asistieron al Luna Park para presenciar una de esas competencias). "Es un rollo noventero que no me va mucho -opina Keo-. En España se puso en boga en aquella época y aún tiene muchos seguidores. Pero yo estoy al margen, con mis chanclas y mis pelos", aclara este joven, que llegó a Buenos Aires el miércoles por la noche con su atuendo habitual: pantuflas y medias blancas, pantalón elastizado y ajustado al cuerpo, sombrero con pañuelo, lentes rojizos y unas rastas no muy largas.

"Siempre tuve mi propio estilo -remarca-. Cuando era chico quería ser como mis ídolos de aquel entonces, pero llega un momento en el que forjas tu personalidad. Yo hago trap, pero lo que digo es válido para cualquier artista: lo que te hace especial es tu singularidad, no imitar a los demás. Un artista es aquel que me dice algo diferente. Obviamente que en este panorama hay muchos que tienen éxito y no son artistas, sino meros productos. Y creo en la simpleza, en ser directo. ¿Quién es más artista, el que da dos brochazos y ya o el que pinta una cara perfecta? Picasso decía, sobre el final de su carrera, que su ambición era pintar como un niño".

En España, a Kidd Keo lo escuchan todos ("desde chiquillos sin un duro hasta niñatos de colegio privado", resume él). Un fenómeno parecido al de la cumbia en la Argentina: nació en el corazón de las clases populares pero hizo un crossover que la depositó también en las fiestas de los barrios privados. "Creo que mis letras pueden interpelar a gente muy distinta", sostiene.

Entre los que se sintieron interpelados hay muchos que no ahorran críticas por el machismo en sus letras: "Canto que quiero ganar dinero porque lo necesito. Y también soy muy competitivo: si yo tengo diez millones de visitas y hay otro con diez millones con uno, ese tío es mi enemigo hasta que yo haga diez millones con dos. Hacer estas canciones es mi forma de expresarme, porque no soy una persona muy sociable. En cuanto al machismo, toda la vida ha sido igual y nadie se quejaba tanto. ¿O no escucharon la letra de '¿Qué tal, homosexual?', de Siniestro Total, por ejemplo? Es una canción de los 80... Siempre estuvo lleno de cantantes españoles con letras supermachistas y supermisóginas, pero como llenan las salas donde se presentan aparecen en el diario El País. El problema es que ahora la gente está acostumbrada a quejarse de todo, porque es muy fácil hacerlo en las redes sociales. Son todos unos hipócritas. Cuento solo un caso: en el video de mi tema más criticado por misógino, 'Lollypop', hay un comentario de una feminista que dice: 'Ojalá tengas hijas y las maltraten'. Pues bien, pasemos a otro tema".

Kidd Keo

  • Mañana
  • Groove, Av. Santa Fe 4389

¿Qué es esto del trap?

El trap es un subgénero que se ha puesto de moda en casi todo el mundo y cuyos límites más de una vez lucen imprecisos. Se llama trap a todo aquello que tenga raíces hip hop y que posea elementos de reggaetón, R&B, bachata, un sonido de low fi mezclado con rumba, flamenco o salsa, pop moderno, dancehall, grime... Todo en una misma bolsa que nadie puede definir o que, en realidad, se define por un estilo de vida "rockero", marginal y jactancioso.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios