Albert Pla. "No soy defensor de lo que digo en el escenario"

Figura del under y autor de culto, el músico catalán que trabajó con Almodóvar y Álex de la Iglesia deslumbra con una obra sobre el miedo
Violeta Gorodischer
(0)
10 de marzo de 2018  

"Yo quiero que tú sufras lo que yo sufro y aprenderé a rezar para lograrlo. Yo quiero que te sientas tan inútil como un vaso sin whisky entre las manos. Y que sientas en tu pecho el corazón como si fuera el de otro y te doliera...". ¿Quién no recuerda Carne Trémula, de Pedro Almodóvar, y la intensidad de canciones como esta? Albert Pla, cantautor catalán, fue el responsable de semejante despliegue emocional, descarnado. También aportó a la banda sonora de El día de la Bestia, de Álex de la Iglesia. y creó algunos temas que le valieron la categoría de autor de culto, como "Mi novia es una terrorista" o "Majestad". Al despliegue musical se suma su faceta de actor (con participaciones en películas como A los que aman, de Isabel Coixet y Honor de caballería, de Alfred Serra) y de escritor, con varios libros "a la espera de ser publicados". Lo último es una incursión en las artes plásticas, cuando se animó a interpretar a Pinocho en un "cuadro viviente" (No soy tan joven como para saberlo todo) del grupo argentino Mondongo, formado por Juliana Laffitte y Manuel Mendanha, durante la feria ARCO de Madrid de 2017.

En pareja con una actriz y música española y padre de tres hijos de 7, 9 y 23 años, Albert Pla está ahora en boca del público argentino por la impresionante puesta en escena de Miedo, un espectáculo que concluye mañana en el Teatro Regio y que ha mantenido 28 funciones a sala llena. Se trata de una innovadora fusión entre la música, las artes plásticas y el video. Acompañado por Mondongo, el estudio de creación audiovisual catalán Nueve Ojos y el compositor Raúl Refree, Albert Pla pasa revista esta vez a los diversos miedos que nos atraviesan como seres humanos, desde los terrores de infancia hasta la inevitabilidad de la muerte, a través de canciones que cobran vida en su interpretación mientras el escenario se transforma en vivo mediante técnicas de mapping y proyecciones 3D. ¿El resultado? Un viaje alucinado, inquietante y conmovedor.

-¿Cómo surgió la idea de hacer una obra sobre los miedos?

-Empezamos a hacer canciones con Raúl (Refree) y yo le propuse en un principio que fueran para niños, él hacía melodías, yo letras, y así fuimos haciendo canciones hasta que tuvimos muchas. Y ahí se fue armando. A esto se sumaron los mappings, y Mondongo, y todo fue tomando forma.

-¿Cómo conociste a los Mondongo?

-Fue en un veraneo, hace tres años, en La Pedrera. Ellos estaban en la casa de al lado, nosotros estábamos con nuestra niña que se hizo amiga de los hijos de ellos, así que en realidad nos presentaron los niños.

-¿Y cuándo empezaron a trabajar juntos?

-En la feria ARCO de Madrid del año pasado, ellos me propusieron hacer de Pinocho en una de sus obras, Versalles. Esa fue mi primera incursión en las artes plásticas: formar parte de un cuadro. Tenía que hacer muchas cosas, y hacerlas poco a poco, era un cuadro viviente. Pasamos unas buenas horas ahí dentro. Luego seguimos trabajando juntos.

-¿Te sentís cómodo con el cruce de registros? ¿El mapping y la tecnología interactuando con la teatralidad?

-Me siento muy bien, no tienes que hacer nada, lo hacen todo ellos (risas). Te dejas arrastrar por las imágenes y lo que va pasando en el escenario. Está hecho muy a medida, para que estemos todos cómodos. Noto que la gente fluye, eso es lo que más noto en el público.

-Se tocan temas muy intensos. ¿El humor lo usás para descomprimir?

-Bueno, yo no soy nada solemne, no soy muy defensor de lo que digo en el escenario. A todo le puedo dar la vuelta muy fácilmente. Lo que sí destaco que es que el público aquí me resultó muy limpio, en España a todo el mundo le suena, algo ha visto, o me ubican a mí? pero aquí todos se han sorprendido bastante. Y la inercia misma del teatro fue arrastrando a tanta gente.

-¿Qué pensás que es lo que más le asusta al público?

-Bueno, cada uno te dice algo diferente, pero la más graciosa de todas me pareció una viejita que me dijo que le asustó la escena en la que yo subo por un elevador en forma de dólar, "porque aquí en la Argentina cada vez que el dólar sube todos sentimos miedo" (risas).

-¿Tus hijos pequeños se asustaron con la obra?

- Vieron tanto todo, en la compu, en casa, escucharon las canciones tantas veces que yo diría que más bien les aburre antes que asustarlos.

-Has hecho música para Almodóvar y Álex de la Iglesia y actuaste con otros directores. ¿Cómo te llevás con ellos y el mundo del cine?

-Es muy amigable mi relación con ellos, tengo mucha amistad con muchos directores de cine. Trabajo mucho con ellos, y aunque no trabaje me suelen mandar los guiones. He recibido montones ahora.

-¿De quién?

-No, no te los voy a decir, son españoles. Pero siempre estoy al tanto de muchos proyectos, cinematográficos y teatrales. Hay mucha gente que te enseña cosas, y yo comparto cosas con mucha gente también.

-Sos un artista multifacético. También escribís?

-Sí, seguramente este año saldrá otro libro. Tengo una novela lista para salir, pero depende de las editoriales. Tengo muchos proyectos al mismo tiempo. Según qué haga, necesito un formato en particular.

-La gira sigue por España, y luego Latinoamérica. ¿Qué hacés cuando no actuás?

-Nada, estoy en casa, hago lo que todo el mundo. Me gusta mucho cocinar, le cocino al equipo, a los amigos. No soy amigo de los restaurantes porque se pierde mucho tiempo. Aquí en Buenos Aires me doy mañana con el asado, y me gusta hacer cosas con los restos.

-Siendo catalán, ¿cuál es tu posición respecto de Cataluña?

-Mi posición es la del cobarde, porque si hablo, si digo lo que pienso, me meten en la cárcel.

-¿Te psicoanalizás o te analizaste alguna vez?

-No, pudiendo cobrar para explicarme. ¿para qué voy a pagar? (risas). Pero en serio, ¿qué le contaría a mi psicológo? Se enteraría de la mitad de mis canciones y de mis nuevos proyectos.

- ¿A qué le teme Albert Pla?

- No soy original, tengo 3485 miedos. Tal vez lo que me da más miedo son las entrevistas, en el espectáculo está todo tan bien armado y aquí hablas y después las lees y dices unas tonterías? Yo no me explico tan bien cuando hablo.ß

El agua, bebida con ventaja

Si tiene que elegir algo para tomar, o más bien, "su bebida favorita en el mundo", Albert Pla piensa y se inclina lisa y llanamante por el agua mineral sin gas. "Porque también sirve para nadar", asegura con absoluta seriedad. ¿Eso entonces es una ventaja? "Por supuesto -remarca-. Yo nunca nadé en vino bebiendo vino, así que me parece que tiene una ventaja muy grande sobre el resto de las bebidas".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios