Gran Premio Latinoamericano: cómo se aclimataron y qué se espera de los representantes argentinos en Uruguay

Areco for Sale fue el único de los tres representantes argentinos en verse en la muestra; Calcolatore y Roman Rosso se quedaron en el box
Areco for Sale fue el único de los tres representantes argentinos en verse en la muestra; Calcolatore y Roman Rosso se quedaron en el box Crédito: Gentileza Ignacio Prieto
Carlos Delfino
(0)
9 de marzo de 2018  • 20:30

MONTEVIDEO.-El domingo, a las 19.20, se corre el Gran Premio Latinoamericano (G 1) en Maroñas, el principal hipódromo uruguayo, y habrá tres representantes argentinos en las gateras de la carrera que cada año rota de sede y reúne a los mejores caballos en actividad radicados en Sudamérica.

La delegación argentina perdió a su principal figura en los preparativos, ya que los dueños de Puerto Escondido, el ganador del Carlos Pellegrini, habían rechazado la invitación. No obstante, una posterior lesión en un tendón cerró cualquier posibilidad de viaje, algo que sí concretaron en la mañana del martes último Roman Rosso, el vencedor del Nacional (G 1); Areco for Sale, primero en el Clásico Clausura (G 2), y Calcolatore, el héroe del Dardo Rocha, cuyos dueños debieron pagar 25.000 dólares para sumarse a la cita luego de que el hipódromo de La Plata desistiera de cancelar su deuda con la OSAF, la entidad organizadora, y perdiera la posibilidad de nominar. Finalmente, ante la baja de los chilenos por un alerta sanitario, se abrió ese cupo adicional con un costo extra.

"Está tranquilo, vareando bien, sin problemas. Está como en Buenos Aires o mejor. No hay excusas", sostuvo el entrenador Jorge Mayansky Neer sobre Roman Rosso, que no compite desde que ganó en noviembre en los 2500 metros de arena de Palermo. Ahora serán 2000, con un codo que está muy cerca de la largada. "No corrió porque pusimos la mira en esta carrera desde aquel día. Lo noto rápido, es bueno, y no necesariamente tiene que correr adelante", agregó.

Roman Rosso, vencedor del Nacional

Juan Javier Etchechoury es el preparador de Calcolatore. "La largada de dentro nos obliga a charlar con Rodrigo (Blanco, el jockey) sobre la mejor estrategia, pero el caballo se fue adaptando muy bien. Sólo resta esperar que nos vaya igual. Es una carrera pareja, que ganará el que mejor se adapte, y en eso tienen ventaja los locales, que ya están aclimatados y están acostumbrados a correr en esta cancha", señala. Su jinete llegó el miércoles junto con su familia y ha estado montándolo, además de aprontar otros ejemplares para tomar nota cómo está la pista. "Está pesada, para nosotros", indica.

Calcolatore, primero en el Dardo Rocha

Roberto Pellegatta y Gustavo Calvente llegarán la misma mañana de la carrera a Montevideo. Entrenador y jockey han delegado sus tareas a las manos más confiables. Uno, a Miguel Suárez, su mano derecha en el stud, que casi no reconoce al hipódromo, a casi 50 años de haber cruzado el Río de la Plata para ganar "un Ramírez y el Municipal", asegura. El otro, dejó sus riendas en manos de su hermano menor Franco, que galopa cada día al caballo en Maroñas en su primera experiencia fuera del país. "Es un buen caballo, sano, tranquilo. Y la pista me pareció que era como la de arena de San Isidro, que les cae bien a todos, aunque me dijeron que ahora está más suelta. Igual no se puede dar ventajas. Desde los 1000 metros en adelante hay que buscar la carrera", decía Roberto en la semana. Miguel confirma que "es tan manso que ni sintió el viaje" y Franquito lo nota "mejor que en Palermo".

Areco for sale al ganar el Clausura

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.