La tasa de homicidios impide la integración

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
(0)
10 de marzo de 2018  

Los datos estadísticos confirman que el narcomenudeo es el mayor peligro en la ciudad de Buenos Aires. La disputa territorial por las zonas de acopio de drogas -no solo por los puestos de venta que están distribuidos en todos los barrios- representa desde hace varios años el motivo central de los homicidios en las calles porteñas. No solo se trata de ejecuciones preparadas para infundir temor a rivales, tal como lo sucedido ayer en la villa 31 con al menos tres personas calcinadas, sino que también son señales sobre el control real alcanzado por grupos que no tienen problemas para reponer a sus "soldados" detenidos y cuyos comando, control y comunicaciones pueden ejercerse desde las prisiones. Tras las rejas se transmiten directivas que inician nuevas escaramuzas narcos en un asentamiento de 40.000 habitantes obligados a convivir con dos grandes bandas criminales. Entre 2010 y 2016 se registraron 100 asesinatos en la villa 31, la mayoría vinculados a ajustes de cuentas.

Un informe difundido el mes pasado por el Consejo de la Magistratura señaló que durante 2016 se notificaron 15 homicidios en la villa 31. Disminuyeron los casos con relación a los 29 asesinatos cometidos allí en 2015, pero incluso con menos crímenes la tasa de homicidios en la villa 31 superó en 2016 las 37 muertes cada 100.000 habitantes. Esa tasa había llegado en 2015 a 72,5. La ciudad de Buenos Aires tiene una tasa de seis muertes cada 100.000 habitantes. La diferencia del promedio general con una zona en particular expone claramente el riesgo del narcomenudeo. En la villa 31 esa guerra narco se desató con más fuerza en 2014, cuando aparecieron 14 muertos en sus pasillos. Un año antes solo se habían registrado tres homicidios.

Entre las manzanas 99 y 105 se hizo fuerte una banda narco. A esa zona no llegó la "pacificación" que proyecta un barrio integrado con la ciudad. La tasa de homicidios en la villa 31 es una frontera que aleja esa esperanza. Frenar el narcomenudeo debería ser tomado como un objetivo estratégico.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.