Macri pidió a Trump por el acero y el aluminio

El presidente de EE.UU. prometió analizar si excluye al país de las trabas al ingreso de esos bienes
El presidente de EE.UU. prometió analizar si excluye al país de las trabas al ingreso de esos bienes Fuente: Archivo
Francisco Jueguen
(0)
10 de marzo de 2018  

La llamada duró 15 minutos. Había sido pedida por el Gobierno el martes pasado y la solicitud fue confirmada anteayer por la Casa Blanca. Finalmente, desde Olivos, el presidente Mauricio Macri charló ayer con su par norteamericano, Donald Trump, para tratar de desactivar el alza de aranceles al acero y al aluminio que exporta la Argentina a Estados Unidos.

Para los hombres cercanos al Presidente no fue casual que, en medio del acercamiento entre Estados Unidos y Corea del Norte que tiene en vilo al mundo, Macri haya sido atendido antes incluso que el presidente chino, Xi Jinping. Sin embargo, no fue la única llamada que recibió Trump ayer con el objetivo de frenar la aplicación de las medidas proteccionistas.

Trump anunció anteayer que dejaba fuera de la suba de aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio a Canadá y México, sus socios en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. No obstante, embanderado en la seguridad nacional, aseguró que negociará durante los próximos 15 días con los demás exportadores para otorgar o no exenciones ( waivers), según la calificación de país "amigo" o no de los Estados Unidos.

Cerca de Macri dijeron que Trump se comprometió a evaluar la situación del país y se mostró "comprensivo" con el pedido del presidente argentino. Según un comunicado de Presidencia, además se habló de la Cumbre de las Américas que se llevará a cabo en Lima en abril próximo y sobre la situación financiera del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La Casa Blanca agregó que los presidentes hablaron además de la situación de Venezuela. "El presidente Donald J. Trump habló hoy [por ayer] con el presidente de la Argentina, Mauricio Macri, para discutir la fuerte relación entre ambos países", comenzó el comunicado, y cerró: "El presidente Trump subrayó la necesidad de trabajar juntos en la región para traer la democracia al pueblo de Venezuela, y ambos líderes discutieron las potenciales tarifas al acero y el aluminio. Acordaron estar en contacto para estrechar la robusta relación bilateral".

La palabra "potenciales" generó ayer una esperanza, sobre todo teniendo en cuenta que la Argentina no es uno de los grandes exportadores de acero y aluminio (en peor situación está, por ejemplo, Brasil) y además porque el país es considerado por la Casa Blanca un fuerte aliado extra-OTAN, lo que juega a favor bajo la excusa que el propio Trump usó para instalar los aranceles: la seguridad nacional.

A pesar de que el resultado de las gestiones es incierto, el Gobierno reaccionó rápidamente. Además de la llamada del propio Macri, una muestra del acceso que logró el Presidente, el Ministerio de Producción, a cargo de Francisco Cabrera, ya había comenzado a tender puentes con Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos. Hasta ayer, esos puentes seguían en construcción. Por otro lado, tanto Cabrera como el secretario de Comercio, Miguel Braun, tienen previsto recibir la semana que viene a las principales empresas potencialmente afectadas por la medida de Trump. Allí están Tenaris (Techint) y Aluar. Anteayer, justamente, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, visitó a Paolo Rocca en una de las plantas que la empresa tiene en Campana.

La aplicación de los aranceles afectaría las 200.000 toneladas de tubos de acero sin costura para el sector petrolero que Tenaris vende a los Estados Unidos. Se trata del 50% de las exportaciones totales de la empresa. Por otro lado, además golpeará las ventas de aluminio de Aluar, que el año pasado vendió a ese país productos por US$500 millones. Se trata del 60% de las exportaciones de la firma de Javier Madanes Quintanilla (ver aparte). Si al acero y al aluminio se suma el biodiésel, esos bienes representan el 40% del total de las exportaciones argentinas a los EE.UU.

Anteayer, la Cámara Argentina del Acero reafirmó su "preocupación" por la decisión de Trump y alertó que además de perder ese mercado el sector puede verse invadido por el "desvío" de comercio desde otros países a la Argentina.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.