El contador Manzanares dijo que recibía órdenes de Cristina Kirchner

Lleva nueve meses en la cárcel de Marcos Paz; había pedido ampliar su indagatoria ante el juez Julián Ercolini
Lleva nueve meses en la cárcel de Marcos Paz; había pedido ampliar su indagatoria ante el juez Julián Ercolini Fuente: Archivo
Hernán Cappiello
(0)
10 de marzo de 2018  • 19:43

Víctor Manzanares, el contador de la familia Kirchner, reconoció ante la Justicia que fue Cristina Kirchner quien le ordenó que procurara cobrar los alquileres atrasados de departamentos de Hotesur . Dijo, además, que fue "una burrada" de ambos hacerlo, a sabiendas de que la sociedad estaba intervenida.

Justamente por esa indicación que impartió a los inquilinos de que pagaran los alquileres en la cuenta de Carlos Sancho es que Manzanares quedó preso, señalado por entorpecer la acción de la Justicia.

El contador, que lleva nueve meses en la cárcel de Marcos Paz, había pedido ampliar su indagatoria ante el juez Julián Ercolini y declaró que la administración de los bienes de los Kirchner no estaba en sus manos, sino en las de Osvaldo Sanfelice y Raúl Copetti, allegado a los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner.

Dijo además que las operaciones en el Banco de Santa Cruz las realizaban Néstor Kirchner, Máximo Kirchner o Copetti.

Mencionó además que otro de los gestores de los negocios de Néstor Kirchner era Juan Carlos Relats, primer inquilino del hotel Los Sauces, ya fallecido. Sostuvo que ese alquiler era de 90.000 dólares mensuales cuando el que pagaba Cristóbal López por los departamentos de Puerto Madero era de US$30.000.

Se definió a sí mismo como "el famoso cuatro de copas" al cual "es más fácil pegarle". Y agregó: "Si fueran los dichos de mi abuela, [sería] el hijo de la pavota". Sostuvo que el juez Claudio Bonadio lo metió preso a él por no encarcelar a Cristina.

"Podemos estar hablando de una burrada cometida en 2017, tanto por la ordenante del acto, es decir, la Dra. Cristina Fernández, como por el suscripto, que fue quien firmó la nota del pasado 7/6. Claro, si somos positivistas en lugar de iusnaturalistas, lo primero que tenemos que hacer es meter preso al que queramos meter preso", expresó. Esa nota del 7de junio de 2017 era en la que indicaba que los alquileres de los inquilinos de los inmuebles que pertenecían a la empresa Los Sauces, de los Kirchner, debían ser depositados en la cuenta de Sancho.

Manzanares declaró justamente en la causa Los Sauces, en la que Ercolini tiene a estudio definir los procesamientos de los acusados. En este expediente se investiga si los alquileres pagados por Lázaro Báez y Cristóbal López a los Kirchner eran un retorno por los negocios con los que los benefició el gobierno anterior.

Manzanares dijo que no es organizador ni administrador de ninguna asociación ilícita y mencionó que a Néstor Kirchner lo vio 20 veces a lo sumo, que solo se encontraban para hacer su declaración de bienes ante la Oficina Anticorrupción y que los documentos le llegaban por allegados al expresidente.

Manzanares pidió su excarcelación y se mostró desesperado por salir de prisión, Pidió que aunque sea se le conceda el arresto domiciliario. Dijo que ansía dejar la cárcel y volver a Río Gallegos con su familia, pues solo pudo ver en estos nueve meses a su esposa tres veces y a sus hijos, tres días, entre Navidad y Año Nuevo.

"En cuanto a que se me considere organizador de la administración de los bienes inmuebles como de sus empresas, no tuve poder de administración alguno; la persona encargada de esta tarea, y que era quien, además, me enviaba los contratos de locación para que yo procediese a la emisión de facturas, era el Sr. Sanfelice", señaló el contador.

Sostuvo que no fue funcionario y que no tuvo contratos con el Estado nacional que le hubieran permitido beneficiarse. "No conozco nada de la obra pública, no he tenido reuniones en conjunto con el Dr. Kirchner ni ninguno de los empresarios de la obra pública vinculados a esta causa. No tuve manera entonces de participar de una asociación ilícita", argumentó.

Dijo que en estos cinco años se sintió perseguido. "Con espías a mi alrededor, con hackeo de computadoras, con pinchado de teléfonos. El camino fácil hubiera sido renunciar a seguir siendo contador de la familia Kirchner, pero no fue así por los valores inculcados por mi padre"

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.