Ocho desconocidos recuperan su rostro

Mariano Donadío
Mariano Donadío LA NACION
(0)
11 de marzo de 2018  

Ocho hombres tratan de cruzar la frontera entre México y Estados Unidos. Eligen un corredor sumamente peligroso para hacerlo y a los pocos días sus cuerpos son hallados en medio del desierto de Arizona. "Deshidratación, hipotensión e hipertermia debido a la exposición ambiental a altas temperaturas en el desierto", dice el informe forense. Como no hay forma de identificarlos, el equipo forense decide llamar a un grupo de artistas para hacer esculturas de la cabeza de cada uno, recomponiendo sus rostros.

Los expertos de reconstrucción forense trabajan sobre una réplica de cada cráneo creada por una impresora 3D. El trabajo es una mezcla de antropología, medicina y arte; a primera vista, el resultado se parece a una exposición de esculturas. "Fue una apuesta que les costó la vida", alega Joe Mullins, artista forense y director del equipo. "Pero no debería costarles la identidad". Se trata de un gesto bello y justo: que aquellos que desaparecieron ya no sean simplemente "inmigrantes ilegales", que vuelvan a tener un rostro.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.