El régimen sirio gana terreno y asfixia a los rebeldes en su enclave

Una familia escapa de los combates por Afrin, otro frente de la guerra
Una familia escapa de los combates por Afrin, otro frente de la guerra Fuente: LA NACION
Con apoyo de aviones rusos, las fuerzas de Al-Assad lograron aislar a Duma, la mayor ciudad del bastión de Ghouta
(0)
11 de marzo de 2018  

DAMASCO.- Las fuerzas del régimen sirio lograron ayer un fuerte avance sobre el enclave rebelde de Ghouta, en la periferia de Damasco, sometido desde mediados de febrero a un diluvio de fuego que ya dejó cerca de 1000 muertos, cientos de edificios en ruinas y una crisis humanitaria en expansión.

Con ayuda de aviones rusos, aliados esenciales en la lucha del régimen de Bashar al-Assad contra las fuerzas insurgentes, las tropas sirias ya retomaron más de la mitad del enclave de 100 km2, controlado por los rebeldes y donde 400.000 habitantes se encuentran sitiados desde 2013. Ayer aislaron Duma, la ciudad más importante de la región, del resto de Ghouta, tras haber tomado el control de la ruta que la une a Harasta, en el oeste, y a Misraba, en el sur.

"Las tropas leales avanzan desde varios frentes. Los aviones sirios y rusos soltaron barriles con explosivos sobre Duma y siguen sus bombardeos contra otras localidades", dijo Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio para lo Derechos Humanos (OSDH).

El consejo local de Duma lanzó un "llamado de auxilio" dirigido a las organizaciones internacionales, al señalar que "muchas personas duermen en los jardines públicos y en las rutas, porque los refugios y los sótanos están saturados".

La tragedia alcanzó tal degradación humana que, según las autoridades locales, hasta resulta difícil enterrar a los muertos, que se multiplican por decenas, por culpa de los bombardeos, que alcanzaron el cementerio de la ciudad.

"Nunca vi tanto miedo en las caras", advirtió el representante en Siria de la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur), Sajjad Malik, que el lunes pasado logró entrar a Ghouta con un convoy de ayuda y confirmó el diagnóstico de que la región está "al borde de una grave catástrofe".

De acuerdo con Médicos Sin Fronteras, murieron más de 1000 civiles y otros 5000 fueron heridos en la escalada de bombardeos sirios y rusos en la región de Ghouta.

En otro frente de batalla, en el norte del país, fuerzas turcas y grupos rebeldes aliados avanzaron hacia la ciudad de Afrin, el bastión de las milicias kurdas que Turquía quiere expulsar de la frontera común.

"Las fuerzas turcas están a menos de dos kilómetros de Afrin, al noreste de la ciudad", donde continúan los violentos combates y los bombardeos, informó el OSDH.

Turquía lanzó a fines de enero pasado una ofensiva contra las Unidades de Protección Popular (YPG), una milicia que el gobierno turco califica de terrorista. Los operativos armados, cuestionados por la comunidad internacional, ya dejaron más de 200 civiles muertos.

Agencias AFP, ANSA y Reuters

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.