1941-2018: Omar Pini, el gran bufo de la comedia musical argentina

Pablo Gorlero
(0)
11 de marzo de 2018  

Hay actores que saben brillar cada vez que suben a un escenario. Aunque el personaje sea menor, saben sacar lo mejor de esas criaturas, logrando que el espectador salga de la sala hablando de ese trabajo y que los críticos no puedan evitar destacar esa labor. Es lo que ocurría con el gran Omar Pini, actor, director, docente y autor que murió esta semana, a los 76 años.

Aunque tuvo una extensa trayectoria en cine, teatro y televisión, su muerte conmocionó principalmente al ámbito del teatro musical, donde se destacó en papeles cargados de humor, tal como era él en la vida real.

Pini, en La tiendita del horror
Pini, en La tiendita del horror

Fue actor desde 1975 y participó en más de 30 obras de teatro musical, entre las que se encuentran Yo y mi chica, donde tuvo una labor espectacular; Víctor Victoria, en la que desarrolló un divertidísimo personaje; La Bella y la Bestia, encarnando al simpatiquísimo reloj Dindón; La tiendita del horror, donde compuso al pillo señor Mushnick; además de Gypsy, El Principito, Pasión bohemia, A río revuelto ganancia de pescadores, El mago de Oz e Historia de un caballo. También trabajó en las obras Des-plazados, Dónde para el tranvía, El graduado, entre otras. Como autor y director, presentó los espectáculos El misterio de las brujas de Boedo, Adorables criaturas, El desquicio de una madre y Chicas de barrio, en el circuito teatral alternativo.

Tuvo, a su vez, una activa participación en la pantalla grande, en películas como El caso Matías, El exilio de Gardel, Los Extermineitors, Abierto de 18 a 24, Enfermero de día, camarero de noche, Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando, Bahía mágica y Fugaz. Y también tuvo una experiencia como director cinematográfico con la película Despertar de pasiones (1994), protagonizada por Luis Luque, Silvia Peyrou y Judith Gabbani. También fue una figura recurrente en los repartos televisivos. Cabe recordar sus participaciones en ciclos como Muñeca brava y Nano, entre muchos otros. Por sus trabajos teatrales ganó importante premios, como Trinidad Guevara, Florencio Sánchez, ACE y Estrella de Mar. A su vez, durante más de 25 años ejerció la docencia de actuación y teatro musical, además de dictar cátedra de commedia dell'arte y farsa francesa en la Escuela de Arte de Lomas de Zamora. Sin dudas, el teatro musical se quedó sin otro de sus históricos valores.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.