En el último año, le ofrecieron droga al 35% de las personas

Estadísticas de la Sedronar revelan un aumento del mercado ilegal; en forma paralela, se incrementan las incautaciones y el consumo de marihuana y cocaína
Daniel Gallo
(0)
11 de marzo de 2018  

En los últimos días fue desarmada una red narco en Mendoza. Una célula sustentada, como tantas otras en ese negocio ilegal, en un primario núcleo familiar. Sus 97 autos de lujo llamaron la atención a los investigadores. Clanes con esas características (estructuras unidas por lazos de sangre y lavado de dinero básico) son detectados en todas las provincias. Entre 2016 y 2017 las autoridades arrestaron a 31.476 sospechosos de narcotráfico. Y los decomisos de drogas marcan un récord de capturas. Pero la circulación local de marihuana y de cocaína parece no detenerse. Algunos datos estadísticos pueden exponer los motivos que expanden al narcomenudeo: el 35,5% de la población entre los 12 y los 65 años recibió en 2017 una propuesta para consumir drogas, y más de 1.700.000 personas reconocieron el interés de probar por primera vez una sustancia ilegal.

Un indicador adicional del crecimiento del mercado de drogas puede encontrarse en el informe de la Sedronar sobre factores de riesgo en el consumo de drogas. Ese 35,5% de habitantes que fueron tentados a probar marihuana señala una accesibilidad mayor de las drogas desde el 20,5% que recibió la oferta en 2010. En ese período creció el consumo de todas las drogas ilegales. Especialmente en el caso de la marihuana, droga que es observada como poco riesgosa por la mayoría de la población al mismo tiempo que es responsable de más búsquedas de tratamiento que el alcohol y la cocaína.

El informe oficial expuso, además, la disminución de la percepción de riesgo en el consumo de la marihuana, una situación que también apuntala el crecimiento interno del mercado ilegal. "La percepción de gran riesgo frente al consumo experimental y de alguna vez de marihuana es la más baja, del 39,5% y 41%, respectivamente. Resulta la droga que mayor tolerancia presenta en su uso ocasional", se consignó en el documento de la Sedronar. Y se agregó: "Cerca del 53% de la población que no considera grave o riesgoso el consumo frecuente de marihuana la ha usado en el último año".

Crecimiento sin freno

La encuesta nacional que realiza la Sedronar es una de las herramientas más importantes para la evaluación de la situación de consumo de drogas en la Argentina, ya que se trata de una muestra que representa a todas las ciudades argentinas con más de 80.000 habitantes a partir del análisis de 20.658 casos. El sondeo no se realizaba desde 2010 y exhibió el crecimiento constante del mercado de drogas en siete años.

La prevalencia anual de consumo de marihuana había sido fijada en 3,2% de la población entre 12 y 65 años. Ese registro se obtuvo pocos meses después del llamado fallo Arriola (firmado en agosto de 2009), sentencia de la Corte Suprema que declaró la inconstitucionalidad de penar la tenencia de drogas para consumo personal. Si bien los magistrados fundamentaron sus votos con advertencias sobre el alcance del fallo (relacionado con un caso de posesión de 1,1 gramos de marihuana) y con la necesidad de prevenir el consumo de drogas ilegales, la decodificación social de esa sentencia parece haber sido diferente de lo esperado por los jueces. Es que siete años después el consumo de marihuana trepó a 7,8%.

También aumentó el consumo de cocaína y se duplicó el uso de drogas sintéticas. El mercado de drogas local entró en una etapa de expansión y, en consecuencia, se multiplicaron los puestos de venta minorista de estupefacientes para abastecer la creciente demanda.

En forma paralela se incrementaron las capturas de sustancias prohibidas. De las 77 toneladas de marihuana decomisadas en 2010 se pasó a la captura de 132 toneladas en 2017, mientras que las 12 toneladas de cocaína incautadas el año pasado dejan bastante atrás el registro de cinco toneladas de esa droga secuestradas en 2010. La comparación de esas cifras con la fluctuación del mercado local sustenta la idea de una mayor circulación de drogas en la Argentina.

El documento de la Sedronar apuntala, también, la visión sobre la consolidación del movimiento interno de drogas ilegales, ya que entre 2010 y 2017 también se volvió más fácil conseguir marihuana. Casi la mitad de los encuestados el año pasado reconocieron que, en caso de proponérselo, están en condiciones de acceder a esa droga.

Y un dato en ese informe sobre las personas que no fuman marihuana o inhalan cocaína revela que el mercado tiene aún bastante espacio para expandirse en la Argentina: "Un 9,4% de la población consumiría drogas si tuviera la ocasión, aunque sea a modo experimental. Esto equivale a 1.786.301 personas".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.