Marine Le Pen rebautiza el FN para alejarlo más de su padre

Marine Le Pen, líder del FN
Marine Le Pen, líder del FN Fuente: LA NACION
Propuso que el partido se llame Reunión Nacional
Luisa Corradini
(0)
12 de marzo de 2018  

PARÍS.- Marine Le Pen alejó aún más al Frente Nacional (FN) de la sombra de su polémico padre al rebautizar su partido de extrema derecha como Reunión Nacional.

El segundo partido de Francia en número de votos y el movimiento populista más importante de Europa votó ayer a favor de ese cambio en el congreso realizado durante el fin de semana en Lille. El voto debe ser ahora aprobado por los militantes, aunque el partido conservará su símbolo característico: una llama con los colores de la bandera francesa.

"Nuestro objetivo es la conquista del poder", afirmó la dirigente para justificar el cambio. Poco antes, el comité directivo había dado a conocer la reelección de Marine Le Pen a la presidencia del FN, un voto que se realizó con anterioridad por correspondencia y se vio facilitado por la ausencia de otro candidato al cargo.

Para que el cambio de nombre sea definitivo, los afiliados se pronunciarán en un referéndum interno también por correo. Los resultados serán conocidos dentro de un mes y medio. Nada asegura que esa propuesta obtenga el respaldo de la base. Un sondeo informal realizado hace pocos días reveló que, incluso sin conocer la nueva identidad, el 48% de los afiliados interrogados no deseaban cambiar el nombre que caracteriza a ese movimiento de extrema derecha desde que fue fundado en 1972 por Jean-Marie Le Pen. "Cualquiera sea el resultado lo acataré. El FN es un movimiento democrático", se comprometió la heredera del fundador, de 49 años.

Estatutos

El congreso aprobó, en cambio, por amplia mayoría (79,9%) la modificación de los estatutos, que, entre otras disposiciones, elimina el puesto de presidente honorario, último cargo que ejercía el patriarca Le Pen, de 89 años. Esa ruptura constituye otra forma de marcar el cambio de rumbo que pretende imprimir Marine Le Pen a ese movimiento que obtuvo 7,6 millones de votos (21,3%) en la primera vuelta de la elección presidencial de 2017 y 10,6 millones (33,9%) en el ballottage frente a Emmanuel Macron.

Después de años de conflicto entre padre e hija debido a la estrategia de "desdiabolización" que Marine quiso darle al movimiento, suavizando los ángulos más xenófobos y racistas del FN imprimidos por el viejo líder, la eliminación del cargo de presidente honorario es interpretada por la mayoría de los franceses como el "asesinato freudiano" del fundador.

"El cambio de nombre constituye una forma de hacer saber que el FN dejó de ser un partido de protesta y de oposición para convertirse en una alternativa de gobierno", dijo Marine Le Pen durante su discurso de ayer en el congreso al explicar una estrategia de alianzas.

A partir de ahora Marine Le Pen se esforzará en promover alianzas a fin de atraer a los sectores del electorado que en el pasado consideraban al FN como un partido racista, xenófobo, antiislamista e incluso antisemita.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios