La fórmula anti River: Cristian Pavón, el que nunca puede faltar en el Boca de Guillermo Barros Schelotto

Cristian Pavón, el delantero cordobés es una de las debilidades del DT de Boca; tiene por delante un partido clave en la gran final ante los millonarios
Cristian Pavón, el delantero cordobés es una de las debilidades del DT de Boca; tiene por delante un partido clave en la gran final ante los millonarios
El delantero cordobés es una de las debilidades del DT; tiene por delante un partido clave en la gran final ante los millonarios
Franco Tossi
(0)
12 de marzo de 2018  

Guillermo Barros Schelotto , a lo largo de sus más de dos años como entrenador de Boca , supo tener varias debilidades entre sus planteles. Rodrigo Bentancur, por una supuesta técnica y visión, y Pablo Pérez, por temperamento y capacidad de elaborar, son ejemplos. Sin embargo, ninguno pudo equipararse al nombre que desde un primer momento se convirtió, por lejos, en la mayor debilidad: Cristian Pavón es tan importante para su equipo que es el jugador que más partidos disputó en el ciclo de los mellizos. Un futbolista al que no le dan descanso, pero que tampoco quiere frenar este ritmo vertiginoso que protagoniza hace dos temporadas.

Cuando Guillermo aceptó la responsabilidad de hacerse cargo del equipo ya tenía en mente dos cosas. Una era el esquema: el 4-3-3 había sido exitoso en su época en Lanús y ahora esa conformidad permanece en la Ribera. La otra, encontrar un modelo semejante al de Lautaro Acosta: que es extremo, rápido, asistidor, encarador, con potencia y gol. Sin verlo en acción, ya sabía que esas características estaban en el cordobés. Y no falló: hoy es un jugador letal y único en el fútbol argentino.

De hecho, la tolerancia hacia él no fue la misma que con el resto. ¿Por qué? Por el número (la camiseta 7) y la posición, el técnico boquense se acercó siempre a Kichán, como lo llaman en Anisacate, su pueblo natal en Córdoba, para enseñarle y aconsejarle, como experto en el puesto, los movimientos que debía realizar. En cambio, con los demás arrancó de otra manera: "¡Tienen prohibido tirar centros de mierda!", se exaltó Barros Schelotto al principio, algo que el atacante de 22 años no experimentó por estar lesionado.

El delantero podría ser citado por Jorge Sampaoli para la gira europea de Marzo, ya que está en consideración dentro de los jugadores destacados del ámbito local

Sus primeros partidos se hicieron desear, pero una vez que se insertó lo hizo para ser siempre titular y fundamental con el apoyo incondicional del Mellizo, que le respetó su lugar incluso en algunos momentos en los que no lograba salir de un vacío futbolístico prolongado: lo acompañó, ayudó a que crezca y explotó a tal punto de que Jorge Sampaoli lo piensa integrar decididamente para el Mundial de Rusia.

Tan determinante es considerado por los mellizos que en la victoria agónica del sábado ante Tigre (2-1) llegó a un recuento sorprendente: 57 partidos oficiales consecutivos dentro del primer equipo. Seguidilla que comenzó el día de la eliminación ante Independiente del Valle en las semifinales de la Copa Libertadores 2016 y que, de no mediar ningún imponderable que afecte su participación, continuará el miércoles en Mendoza, cuando se disputará la Supercopa ante River. En total son 49 compromisos domésticos, entre la temporada 2016/2017 y la presente Superliga, seis por la Copa Argentina y dos encuentros por el certamen continental (aquella derrota con los ecuatorianos y la reciente igualdad con Alianza Lima).

Pavón, de los 78 partidos oficiales que conforman su ciclo en el banco azul y oro, en 66 estuvo presente. No jugó esos 12 encuentros por: cinco por un esguince de rodilla derecha, no jugó el partido de ida ante Independiente del Valle por suspensión (lo habían expulsado en cuartos de final, ante Nacional) y en los restantes seis Boca presentó una formación suplente.

Si queda alguna duda de que Pavón es esencial en la idea y consideración de Guillermo Barros Schelotto, es necesario agregar que de los 78 partidos oficiales que conforman su ciclo en el banco azul y oro, en 66 estuvo presente el Gordo, tal como lo llaman sus compañeros de plantel. Y para agigantar su imagen hay que conocer los motivos por los que no jugó esos 12 encuentros: se perdió cinco por un esguince de rodilla derecha, no jugó el partido de ida ante Independiente del Valle por suspensión (lo habían expulsado en cuartos de final, ante Nacional) y en los restantes seis Boca presentó una formación suplente en el ámbito local por su participación en la Libertadores de hace dos años. Pasaron grandes actuaciones, derrotas importantes, bajos rendimientos, murmullos desde las tribunas, pero él siempre se mantuvo dentro del principal once.

Está claro que el extremo derecho no llega al duelo crucial ante el millonario en su mejor versión. Y quizás aquello tenga que ver con el cansancio físico y mental que arrastra. De todas maneras, en la reciente victoria le cometieron el penal que abrió el partido en el segundo tiempo. Siempre tiene aire para aportar algo interesante. Por eso Lionel Messi lo llenó de elogios durante la última gira de la selección y le puso un pie y medio en el Mundial: "Puede ser un jugador muy importante para nosotros por sus características. No solo es muy rápido, también sabe decidir". "Es decisión de Sampaoli, pero me parece que Pavón merece estar", pidió el Mellizo.

Y no son malos sus números en el presente campeonato. Convirtió 5 tantos, pero se destaca más a la hora de las asistencias: lidera la tabla de asistidores con 7 pases que terminaron en dos goles de Darío Benedetto (Olimpo y Belgrano), dos de Pablo Pérez (Olimpo y Godoy Cruz), uno de Edwin Cardona (ante Belgrano), uno de Nahitan Nández (frente a San Martín de San Juan) y otro a Carlos Tevez (el que le hizo a Banfield).

Pese a todo, en Pavón hay una pequeña deuda. Si bien ha sido el mejor jugador del xeneize durante la Copa del 2016, convirtiendo varios goles y jugando a gran nivel en partidos difíciles, sabe en su interior que en los partidos importantes del ámbito local no tiene actuaciones impresionantes: River fue el único grande al que le convirtió (en el 2015, en un partido en el que ni siquiera fue titular). De hecho, por eso hace poco tiempo el Nº 7 tuvo un altercado con un hincha que desde la platea preferencial de la Bombonera le exigió que fuera figura en un partido semejante: "Vení a jugar vos", le respondió Cristian.

Guillermo consiguió todo lo que preveía de Kichán, pero aún espera más. Parece que Boca no lo disfrutará mucho más: algunos sostienen que luego del campeonato del mundo puede llegar una oferta irresistible para ambas partes debido a su cláusula de rescisión, que es cercana a los 30 millones de dólares. Pavón, un jugador que es fundamental para Guillermo, nunca se ausenta y espera poder saldar su deuda de ser figura en la Supercopa en un partido en el que se espera mucho de él.ß

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.