La esperada ausencia de Maduro dejó en soledad a Evo Morales

Se espera que el nuevo gobierno adopte una línea más dura con Venezuela; quejas del líder boliviano
(0)
12 de marzo de 2018  

SANTIAGO, Chile.- Aunque la derecha chilena pidió no invitarlo o impedirle entrar al país, Nicolás Maduro avisó una semana antes que por problemas de agenda no estaría en el cambio de mando entre Michelle Bachelet y Sebastián Piñera. Su ausencia fue notoria, porque dejó solo al único invitado socialista latinoamericano que llegó a la ceremonia en Valparaíso: Evo Morales, presidente de Bolivia.

Morales venía de haber desplegado en su país una bandera gigante para simbolizar la unidad que hay tras el reclamo de salida al mar que mantiene sobre Chile. No fue muy bien recibido, al menos en el discurso. Tampoco asistió al almuerzo para mandatarios extranjeros que llegaron a acompañar a Sebastián Piñera. Sin Maduro, habría sido el único de izquierda entre líderes como el mexicano Enrique Peña Nieto o el ecuatoriano Lenin Moreno.

Antes de abandonar Chile, en el aeropuerto, Evo Morales leyó una declaración y pidió tener una nueva relación entre ambos países. Pidió perdón a los chilenos si ha llegado a ofenderlos, pero también advirtió que recibe golpes de vuelta: "Ustedes saben muy bien, algunos me tratan de indio sin plumas. Quiero decirles que no estoy resentido, no estoy molesto, entiendo perfectamente. Somos muy diversos en América Latina".

Aunque Sebastián Piñera no ha planteado una línea política frente a la situación actual de Venezuela, es probable que su gestión sea mucho más firme que la de su antecesora. Mientras Bachelet nunca habló de una dictadura en Venezuela y dispuso a su canciller para que fuera uno de los garantes de la ronda de negociaciones entre oposición y chavismo en Santo Domingo, Piñera y sus más cercanos remarcaron durante la campaña presidencial que en Venezuela no se vive una democracia. Incluso hacia el ballottage se acuñó el concepto de "Chilezuela" para caricaturizar el país que habría querido su adversario, Alejandro Guillier.

El nuevo canciller de Piñera, el escritor Roberto Ampuero, es un exmilitante comunista que ha sido siempre crítico con los gobiernos de Cuba y de Venezuela, y a eso se debe sumar el primer gesto de la nueva administración contra Maduro: haber invitado al cambio de mando al líder opositor Julio Borges.

En tanto, Lenin Moreno contó durante la tarde que había podido conversar con su par peruano, Pedro Pablo Kuczynski, para asegurar la presencia de Maduro en la Cumbre de las Américas, el próximo 13 y 14 de abril. "Mi opinión, y se la manifesté, es que él [Maduro] debe estar allí, porque nosotros debemos decirnos las cosas a la cara", dijo Moreno.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.