Elecciones en Colombia: Duque y Petro se consolidan como favoritos tras ganar las primarias

El expresidente Álvaro Uribe, junto al candidato presidencial Iván Duque
El expresidente Álvaro Uribe, junto al candidato presidencial Iván Duque Fuente: Reuters
Daniel Lozano
(0)
11 de marzo de 2018  • 22:59

La jornada electoral en Colombia ha supuesto el primer round de cara a las elecciones presidenciales, cuya primera vuelta se celebrará a fines de mayo. Los triunfos del uribista Iván Duque, al frente del Centro Democrático (CD), y del izquierdista Gustavo Petro en las primarias interpartidistas los convierten automáticamente en los principales favoritos para pasar a la segunda vuelta electoral en su camino a la presidencia.

El buen desempeño del CD, convertido en el primer partido en el Senado y segundo al 80% del escrutinio en la Cámara de Representantes, en estrecho conteo con el Partido Liberal, apuntala aún más las aspiraciones de la derecha colombiana, pese a los escándalos que protagoniza su jefe de filas durante las últimas semanas. El expresidente Álvaro Uribe fue el parlamentario que más apoyos cosechó en el Senado, rompiendo records.

Unas elecciones históricas, que contaron con el estreno del partido de las FARC, que no alcanzó al 0,40% de los votos, un fracaso estrepitoso que no les otorga directamente ni senadores ni representantes para la Cámara. Su líder Rodrigo Londoño, alias Timochenko, retiró su candidatura presidencial la semana pasada, obligado por sus dolencias cardiacas.

Entre los perdedores de la jornada también se encuentra la Registraduría, encargada del operativo electoral, ya que se multiplicaron las denuncias por la falta de tarjetones para votar en las primarias de la derecha y de la izquierda. El error no afectó el resultado del voto, tampoco a la rapidez del conteo, pese al uso de fotocopias para compensar el desaguisado, pero si afeó la organización de las elecciones.

Duque, un joven senador de 41 años siempre a la sombra del expresidente Álvaro Uribe pero con un discurso más abierto que el de la mayoría de sus compañeros, se impuso con el 67,73% y casi cuatro millones de votos a Marta Lucía Ramírez, exdirigente conservadora, y a Alejandro Ordóñez, fundamentalista religioso y polémico procurador que persiguió a Petro durante su gestión al frente de la Alcaldía de Bogotá.

El ya candidato para la primera vuelta confirmó a Ramírez como su fórmula electoral a la vicepresidencia, con lo que sumaría su millón y medio de votos, y lanzó una andanada contra su rival Petro: "No queremos que a Colombia lleguen las tentaciones populistas que provocaron el descalabro en Venezuela". Eufóricos, sus seguidores comenzaron a gritar "¡en primera vuelta!", deseosos de acabar la pelea presidencial en el segundo round.

Uribe, su jefe político, insistió en términos parecidos, al asegurar tras depositar su voto que lo había hecho "con la ilusión de que Colombia supere el riesgo de ser otra Venezuela".

En la otra trinchera política, Petro no encontró rival en Carlos Caicedo, exalcalde de Santa Marta. Su 84,7% y sobre todo los 2.800.000 votos respaldan sobremanera sus aspiraciones presidenciales, pese a que su figura concentra el 50% de las antipatías populares. El exalcalde de Bogotá profundizó sus críticas antisistema, incluso denunció algo parecido a un fraude electoral. "Las cuentas nos dan para pasar a segunda vuelta electoral", se ufanó Petro, que además también resultó acompañado por la Lista de la Decencia, que consiguió entrar al Senado con cuatro curules. Su aliado Gustavo Bolívar, famoso guionista de la serie "Sin tetas no hay paraíso", resultó el cuarto senador más votado del país.

Tanto Petro como Duque se han beneficiado de la polarización en una campaña donde sus principales rivales no participaron: el centrista Sergio Fajardo, que cuenta con el apoyo del Partido Verde y del Polo Democrático, y el moderado Germán Vargas Lleras, sostenido por el crecimiento de su partido, Cambio Radical.

Precisamente el buen desempeño de los verdes en el Senado, con el exalcalde bogotano Antanas Mockus a la cabeza, supuso un bálsamo para Fajardo, así como la resistencia del Polo Democrático.

Algo parecido ocurrió con Humberto de la Calle, que recibió con optimismo los votos recaudados por el Partido Liberal. Entre estos cinco candidatos saldrán los dos elegidos para la segunda vuelta, aunque analistas pronosticaban anoche una futura alianza entre Fajardo y De la Calle.

Y el reparto al 90% del escrutinio en el Senado, que consolida el dominio histórico del bloque de la derecha, al quedarse con 49 escaños, más los 28 del centro. Frente a ellos, los 19 de los partidos alternativos y de izquierda.

Los otros triunfadores de la noche son el CD, con 19 escaños, aunque pierde 1, y Cambio Radical, de Vargas Lleras, que queda en segundo lugar, con 16 curules, lo que supone un crecimiento de 9. Ambos partidos se han mostrado inmunes a los escándalos de corrupción que les han rodeado.

El Partido Liberal aguanta como puede, al pasar de 17 a 14, y pese a los pronósticos desfavorables. En cambio el Partido Conservador (de 18 a 14) y el Partido de la U (de 21 al 14) no han aguantado el castigo popular contra el gobierno de Santos.

Todo lo contrario ocurre con la Alianza Verde, otro gran triunfador de la noche, que ha doblado sus escaños de 5 a 10 gracias a su discurso anticorrupción. Su aliado, el progresista Polo Democrático, mantiene sus 5 actas y la Lista de la Decencia, formada en torno a Petro, debuta con 4 senadores. El movimiento evangélico Mira obtiene cuatro actas de senador.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.