El día que los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Schelotto le ganaron una final a River

Los mellizos Barros Schelotto, ídolos de Gimnasia
Los mellizos Barros Schelotto, ídolos de Gimnasia
Pablo Lisotto
(0)
12 de marzo de 2018  • 11:32

Mucho antes de brillar en el Boca de Carlos Bianchi, de coleccionar estrellas nacionales e internacionales y de ser uno de los blancos predilectos de los futbolistas e hinchas de River , Guillermo Barros Schelotto , junto a su hermano Gustavo , se dio el gusto de ganarle una final a los de Núñez y dar una vuelta olímpica frente a ellos.

La de este miércoles será la segunda final de la historia entre Boca y River. La primera después de aquella que lograran los xeneizes en el Nacional de 1976 con gol de Rubén Suñé, hace ya 41 años. Debieron transcurrir 15057 días para que los eternos rivales vuelvan a estar frente a frente en una definición.

Sin embargo, la actual dupla técnica del club de la Ribera ya sabe lo que significa ganarle una final a la entidad de Núñez. Fue en la Copa Centenario, cuando Gimnasia derrotó a River.

Aquel torneo, organizado por la AFA en 1993 para celebrar precisamente sus 100 años de vida, tenía la intención original de ocupar las fechas libres que quedaron en julio, entre el final del Clausura y el comienzo del Apertura. Sin embargo, todo se extendió y el Lobo se proclamó campeón a comienzos de 1994.

Gimnasia (LP) 3 vs River Plate 1 - Final Copa Centenario 1993/94

08:52
Video

Fueron 18 los equipos que disputaron esa competición. La primera etapa se destacó por el cruce de clásicos, en partidos de ida y de vuelta. River eliminó a Boca, Gimnasia a Estudiantes, San Lorenzo a Huracán, Racing a Independiente, Newell's a Rosario Central, Vélez a Ferro, Platense a Lanús, Belgrano a Mandiyú y Argentinos Juniors a Deportivo Español.

El torneo era a doble eliminación, por lo que hubo rueda de ganadores y de perdedores, hasta que finalmente se encontraron Gimnasia (invicto, eliminó al Pincha, a Newell's, quedó libre, a Argentinos y a Belgrano) y River, que había caído en la tercera instancia frente a Racing, pero fue imbatible en la zona de derrotados (superó a Independiente, Español, Argentinos, San Lorenzo y Belgrano).

Aquel 30 de enero de 1994 Gimnasia formó con Javier Lavallén; Guillermo Sanguinetti, Pablo Morant, Hernán Ortíz y Sergio Dopazo; Pablo Fernández, José María Bianco, Pablo Talarico y Gustavo Barros Schelotto; Hugo Romeo Guerra y Guillermo Barros Schelotto. El técnico ese día era Roberto Perfumo, aunque el camino al título estuvo a cargo de la dupla compuesta por Carlos Ramaciotti y Edgardo Sbrissa.

La formación de Gimnasia campeón de la Copa Centenario 1993, con Guillermo y Gustavo Barros Schelotto
La formación de Gimnasia campeón de la Copa Centenario 1993, con Guillermo y Gustavo Barros Schelotto

River, en tanto, formó con Sergio Goycochea, Hernán Díaz, Guillermo Rivarola, Ernesto Corti y Pablo Lavallén; Julio Toresani, Leonardo Astrada, Sergio Berti y Ariel Ortega, Facundo Villalba y Walter Silvani. El entrenador era Daniel Passarella.

Fue un partido entretenido, disputado en el Bosque. Cuando se jugaban 30 minutos de la etapa inicial, el árbitro Javier Castrilli sancionó penal para River. Rivarola, fiel a su estilo, le pegó con alma y vida. Pero Lavallén voló sobre su izquierda y desvió el remate con su brazo derecho.

Guillermo Barros Schelotto fue el protagonista principal de aquella tarde histórica. Después de un centro del Nº 7, Guerra abrió el marcador poco antes del final de la primera etapa con un cabezazo. Lo igualó Villalba, apenas iniciada la segunda parte. Pero Gimnasia reaccionó. Pablo Fernández marcó el 2 a 1 después de un corner desde la izquierda ejecutado por el Mellizo. Y fue el propio Guillermo el que cerró el partido. A los 43m hizo expulsar a Hernán Díaz (el volante millonario le pegó un codazo y vio la roja), y un minuto después sentenció el 3 a 1 tras un centro rasante de su hermano, para delirio del pueblo tripero.

"Para mí como hincha este campeonato es algo especial. Se lleva estos colores en el corazón y ver a la gente disfrutando en las tribunas me provocó una alegría inmensa", declaró el delantero entonces.

Poco más de 24 años después, Guillermo y Gustavo Barros Schelotto se ilusionan con volver a ganarle una final a River, aún cuando ahora no puedan hacerlo con los botines y desde adentro de la cancha, y tengan que vivirla de la línea de cal para afuera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?