Conmociona a España el asesinato de un chico de ocho años a manos de su madrastra

Gabriel Cruz Ramírez fue estrangulado
Gabriel Cruz Ramírez fue estrangulado Crédito: Twitter
(0)
12 de marzo de 2018  • 13:14

MADRID.- Después de 12 días en los que España contuvo la respiración y que llevaron al rey Felipe a pedir un minuto de silencio por el chico Gabriel, la Guardia Civil arrestó ayer a la madrastra del chico, Ana Julia Quezada, en la localidad de Vícar (Almería), a unos 60 kilómetros de Las Hortichuelas cuando trasladaba el cadáver del niño en el baúl del auto.

Dominicana y de 43 años, Quezada salió ayer en horas de la mañana de la casa de la madre de Ángel Cruz, papá del chico de ocho años que había sido visto por última vez en ese lugar. Efectivos de la fuerza de seguridad comenzaron a seguir a su madrastra, principal sospechosa de la desaparición.

Luego de dejar a Cruz en un hotel de Las Negras, a tres kilómetros, siguió viaje hasta Rodalquilar e ingresó en una propiedad de los Cruz. Los investigadores quedaron atónitos cuando Quezada comnezó a sacar de un pozo el cuerpo de Gabriel cubierto por una manta para después esconderlo en el baúl.

Con intenciones de eliminar el cadáver, Quezada inició un trayecto de más de 70 kilómetros hasta el lugar de residencia que comparte con Ángel en Puebla de Vicar. Cuando se disponía a ingresar en en el garaje de la casa fue detenida por la Guardia Civil.

Los primeros resultados de la autopsia del cuerpo del chico, filtrados a la prensa, revelan que Gabriel tenía rastros de barro y que habría sido estrangaludo el 27 de febrero cuando salió de casa de su abuela Carmen para ir a jugar a una casa de unos primos a unos 100 metros de distancia. Jamás volvió.

En declaraciones a los medios españoles, Patricia Ramírez, madre de Gabriel, pidió hoy que «no se nombre» a Quezada: "Pido en nombre de mi hijo que lo que tiene que inundar ahora mismo España son los mensajes de esperanza y cariño que había hacia Gabriel y ese movimiento de buenas personas y no la rabia y el odio".

Ramírez reconoció que guardaba sospechas sobre Quezada: «Tenía la esperanza de poder ablandarla y que se viniera abajo», ha dicho. «Tenía la esperanza de que en algún momento le soltara y por eso, en cada discurso salíamos apelando a su conciencia e intentando que todo fuera de otra manera», le dijo a radio Cope.

La policía también estaba revisando hoy un viejo caso relacionada con la acusada. Una hija de cuatro años de Quezada murió tras caer por una ventana hace 22 años en Burgos, en 1996. La muerte fue investigada por la Policía Nacional, que concluyó que fue un accidente. Entonces, Quezada, de 21 años, tenía una hija de dos años con su marido, que había adoptado a la menor fallecida.

Ramírez y Cruz acordaron que el velatorio fuera en la Diputación de Almería, hasta donde llegó la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

En su viaje a Sevilla para participar de la Andalucía Digital Week, el rey Felipe VI participó del minuto de silencio guardado en homenaje al Gabriel.

Agencias DPA y ANSA

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.