Trump da marcha atrás con la idea de subir la edad exigida para compar armas

Trump dejaría en manos de las legislaturas estatales la decisión de elevar la edad para acceder a las armas
Trump dejaría en manos de las legislaturas estatales la decisión de elevar la edad para acceder a las armas Fuente: Reuters
Rafael Mathus Ruiz
(0)
12 de marzo de 2018  • 16:38

WASHINGTON. Casi un mes después del tiroteo en la secundaria Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, Donald Trump cajoneó una de las propuestas más resistidas por el lobby de las armas para torcer la epidemia de violencia armada, al presentar un plan enfocado en la seguridad en las escuelas.

Trump decidió desechar la propuesta más restrictiva que había puesto sobre la mesa -elevar la edad mínima exigida para comprar un arma de 18 a 21 años, tal como ocurre con el alcohol y la marihuana y avanzar con la idea de "proporcionar entrenamiento en armas de fuego" a maestros y personal escolar.

El plan oficial, presentado ayer, incluye iniciativas que cuentan con mayor respaldo y ninguna resistencia por parte del lobby de las armas, como reforzar el sistema de verificación de antecedentes que ya existe en las compras legales de armamento -que no cubre ventas entre privados-, atacar la problemática de salud mental o crear una comisión federal en seguridad escolar para "recomendar políticas".

"Los maestros expertos altamente capacitados podrán portar [armas] ocultas, según la ley estatal. Los guardias armados están bien, ¡disuasorio!", escribió Trump, en Twitter.

El giro de la Casa Blanca, que había alentado la idea de un plan mucho más duro, le brindó un claro triunfo político a la Asociación Nacional del Rifle (NRA, según sus siglas en inglés), que hizo sentir su enorme influencia una vez más al oponerse con fiereza a cualquier restricción legal que limitara el acceso de los jóvenes a los rifles de asalto.

La semana pasada, la NRA demandó al estado de Florida, hogar de la última masacre, luego de que el gobernador, el republicano Rick Scott, firmó una ley que elevaba la edad mínima de 18 a 21 años e imponía un compás de espera de tres días para tomar posesión del arma.

La NRA argumentó en la Justicia que la ley era inconstitucional porque violaba la Segunda Enmienda. Trump sugirió en Twitter que quería esperar al resultado de esa demanda antes de "actuar" y que no había "mucho apoyo político (por decirlo suavemente)".

La marcha atrás presidencial marcó un fuerte contraste en su discurso. Unos días después de la tragedia, en la que fueron masacradas 17 personas, Trump había dicho que todas las compras debían quedar vedadas para los menores de 21 años, y se había mostrado convencido de que lograría conseguir el apoyo político necesario para darle vuelo a esa reforma. "La NRA lo va a respaldar", había asegurado.

La vocera presidencial, Sarah Sanders, dijo que preferían enfocarse en iniciativas que contaran con "respaldo bipartidista" y que subir la edad legal no estaba ya entre las "prioridades" presidenciales, aunque no descartó seguir estudiando la propuesta.

El plan oficial fue recibido con críticas por el movimiento estudiantil que gestaron tras la masacre los jóvenes de Stoneman Douglas, varios de los cuales se han convertido ya en figuras nacionales, con apariciones televisivas recurrentes y millones de seguidores en Twitter.

"Yo le pregunto: ¿por qué?", lamentó David Hogg, uno de los estudiantes de Stoneman Douglas devenido activista, en una entrevista con CNN. "Demostranos que sos mejor que los otros políticos, que no sos propiedad de la NRA y que querés tomar medidas. Las propuestas son geniales. Las propuestas sin acción siguen siendo propuestas", desafió Hogg, en un diálogo imaginario con Trump ante la cámara.

La oposición demócrata también criticó el giro del oficialismo, al que acusó de ceder ante el lobby de las armas.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.