Tu checklist de finanzas personales

En finanzas personales es vital darle lugar al ser estructurado que llevamos dentro Fuente: Archivo
13 de marzo de 2018  • 00:03

El orden y los pasos pautados suelen tener mala prensa en ámbitos como los del arte y el amor, donde se valora más seguir los dictados del corazón o la intuición antes que planificar los movimientos.

En el plano de las finanzas personales, por el contrario, dar lugar al ser estructurado que llevamos dentro puede resultar vital, en especial para quienes suelen vivir corriendo "detrás del mango": no saben en qué gastan, no ahorran, patean compromisos para adelante y terminan de saldar una deuda para meterse en otra. Como se imaginarán, pagan muy caro esta improvisación financiera.

En la columna de hoy propondremos armar una lista de control o checklist para quienes desean escapar de esa realidad vertiginosa y disfrutar de los beneficios de una vida financiera más estructurada.

Checklist financiera

Olvidate del "techo propio"

¿Cuál de estas dos opciones te suenan más convenientes?

1) Alquilar tu ingreso para tener tu casa propia.

2) Alquilar tu casa para tener tu propio ingreso.

La vieja idea del techo propio como prioridad en tu vida puede llevarte con el correr de los años o las décadas a ser propietario/a algún día, pero siempre se debe recordar que uno no es propietario cuando compra una casa sino cuando termina de pagar la hipoteca. Por lo tanto, este plan tan tradicional como poco pensado puede tener un costo altísimo: que los cimentos de tus finanzas personales queden dañados por mucho tiempo, tal vez demasiado.

En este espacio, te recomendamos tener tu propio ingreso primero para pensar después en el techo propio. Esto implica:

1) No depender exclusivamente de un ingreso unidireccional, como puede el salario cuando uno trabaja en relación de dependencia.

2) No deberle nada a nadie sino que te deban a vos.

3) Contar con ingresos diversificados, activos y pasivos.

Hasta no cumplir estos 3 pasos, pensar en comprar una casa no es más que quemar etapas y comprometer tus finanzas personales en pos de un mandato social anticuado y falaz que solo favorece al sistema bancario.

Comenzá a prestar dinero

Si el dinero lo gastás, no vuelve. Si, en cambio, lo prestás, vuelve multiplicado. Eso es invertirlo en términos financieros.

Cuando hablamos de prestar dinero no nos referimos a realizar préstamos personales sino a colocarlo en plazos fijos, suscribir cuotapartes de fondos de inversión, comprar Lebacs, bonos u otros instrumentos de renta fija y adquirir acciones a largo plazo.

En todos estos casos nos convertimos en oferentes de capital en vez de demandantes y prestamos un excedente de dinero que regresará más alimentado.

Por supuesto, para prestar dinero antes hay que estar libre de deudas. De esta forma, nos ubicaremos en el batallón de los acreedores y no en el de los deudores en esta guerra capitalista.

Comenzar a prestar dinero es un ítem que no puede faltar en una buena checklist financiera.

Usá las tarjetas de crédito solo para promociones

Si concebís a las tarjetas de crédito como una extensión de tu sueldo, como un dinero extra, estás en problemas. Por más ingresos que tengas, si no modificás esta mirada tu situación financiera no va a cambiar.

Calificar para recibir la tarjeta de un banco actualmente es bastante sencillo. Lo que realmente cuesta es hacer un correcto uso de ese plástico.

Las promociones en cuotas fijas o con descuentos en un pago que los bancos realizan deberían ser las únicas ocasiones donde las tarjetas entren en juego, siempre y cuando lo que se esté promocionando sea un bien o un servicio cuya adquisición ya veníamos estudiando.

Limitar el uso de las tarjetas de crédito solo a promociones o eliminarlas directamente de nuestra cotidianidad es algo que potenciará nuestra capacidad financiera a mediano y largo plazo.

No te olvides de emprender

Cuando hablamos de emprender nos referimos a cualquier tipo de actividad que te genere ingresos por fuera de tu trabajo en relación de dependencia.

Hoy en día gracias a Internet las barreras para convertirse en "empresario de uno mismo" disminuyeron significativamente. Esta tendencia continúa a medida que se multiplican los mercados y plataformas online donde podemos fácilmente poner a prueba nuestras ideas comerciales.

Comenzar a ganar dinero por fuera de tu trabajo en relación de dependencia te abrirá nuevos caminos y modalidades de ingresos que podrás luego comparar con los que percibís en tu empleo regular, a fin de determinar cuál pesa más en tu ingreso mensual y cuánto tiempo demanda cada uno.

Aplicá la regla 50-30-20

Una buena forma de estructurar tus ingresos es derivar el 50% a los gastos fijos, el 30% a los gastos deseados y transformar el 20% restante en ahorro.

Para cumplir esta regla sin tentarte y ceder a consumos innecesarios en el camino es conveniente aplicar el principio de "páguese a usted primero", que consiste en separar el 20% destinado al ahorro de entrada para que no se confunda con el resto y se pierda en gastos fijos o deseados.

Llevar un registro completo de nuestros gastos, detallando el monto y su naturaleza, constituye un paso fundamental para cumplir una regla que tampoco puede quedar afuera de la checklist financiera.

Conclusión

¿Abandonar el sueño obsesivo de la casa propia? ¿Ponerme a pensar qué puedo hacer por fuera del trabajo en relación de dependencia? ¿Ahorrar el 20% de mis ingresos? ¿Dejar de tarjetear?

Pueden ser muchos los objetivos e implicar sacrificios reales, pero la falta de energías no puede ser excusa para seguir ignorando la necesidad de un orden que estructure tus finanzas personales. Tu salud económica te lo está pidiendo a gritos.

Para alivianar la carga, te propongo cumplir al menos uno de los objetivos en el primer semestre (quedan menos de tres meses) y dos o tres durante la segunda mitad del año, para seguir madurando financieramente en 2019, cuando deberías incorporar los hábitos saludables que te permitan enorgullecerte de tu conducta y tu checklist.

Hay veces que un poco de orden es necesario. Nadie mejor que vos para saberlo.

TEMAS EN ESTA NOTA