Prevén cerrar el penal de Devoto en 2020: habrá espacios verdes y viviendas

Familiares de los reclusos esperan para ingresar a visitarlos
Familiares de los reclusos esperan para ingresar a visitarlos Crédito: Silvana Colombo
Los vecinos reclaman la mudanza desde hace décadas; los presos serán trasladados a un complejo que se construirá en Marcos Paz; el 65% del predio tendrá uso público y en el 35% restante harán edificios
Sol Amaya
María Ayzaguer
(0)
13 de marzo de 2018  

El complejo penitenciario de Villa Devoto, la última cárcel que funciona en la ciudad, será trasladado al municipio bonaerense de Marcos Paz, donde se ampliará el penal existente para albergar a los internos. Luego del traspaso, previsto para 2020, en el predio porteño se generarán espacios verdes y edificios para viviendas de hasta cuatro pisos. Los vecinos expresaron su satisfacción con el cierre de la prisión, aunque algunos rechazaron que no se destine todo el lote a espacios públicos.

"Este es un momento histórico", dijo Germán Garavano, ministro de Justicia de la Nación, al renovar el anuncio del traslado de la cárcel, que ya había sido prometido con anterioridad y nunca concretado. El complejo, explicó, tiene las peores condiciones de alojamiento del sistema penitenciario federal.

"Cuando se construyó este penal estaba en las afueras de la ciudad, la convivencia hoy ya no da para más", agregó Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno porteño, en referencia al reclamo de larga data de los vecinos de Villa Devoto de mudar la cárcel.

Rodríguez Larreta y Garavano anunciaron el traslado de la cárcel de Devoto

04:20
Video

Se espera que los 1811 detenidos que hoy aloja sean transferidos al nuevo penal, por construirse en el predio federal donde ya funciona el Complejo Penitenciario de Marcos Paz. La adjudicación de los trabajos está prevista para agosto próximo y el inicio de obra, para antes de que termine 2018. La ejecución demorará alrededor de dos años.

La futura prisión tendrá cuatro módulos para entre 500 y 600 internos cada uno y estará dividida en pabellones de entre 2300 y 2400 plazas. Tendría unas 500 plazas extras de capacidad, aparte de las que ocupen los reclusos de Devoto. También se edificarán viviendas para el personal penitenciario.

Para su construcción se invertirán US$130 millones de dólares, de los cuales el gobierno nacional aportará US$70 millones y el porteño, los US$60 millones restantes. Parte del gasto la Ciudad lo afrontará con la venta de la porción del predio, un 35%, que se destinará a viviendas. Las tierras pertenecen hoy al Estado nacional, pero serán transferidas.

En 2011, la entonces presidenta Cristina Kirchner había anunciado el cierre del complejo y la construcción de una nueva prisión en Agote, en el partido de Mercedes, a 120 kilómetros de la Capital. Pero para mediados de 2016 las obras de la nueva unidad penitenciaria solo habían avanzado un 8%, según informaron entonces fuentes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. En agosto del mismo año, anticiparon que los trabajos habían sido reactivados y que estarían terminados a fines de 2018, con una capacidad, en una primera etapa, para 1200 internos. El proyecto final contemplaba 1612 plazas.

Los vecinos denuncian que por sobre el muro perimetral se arroja droga
Los vecinos denuncian que por sobre el muro perimetral se arroja droga Crédito: Silvana Colombo

Desde el Servicio Penitenciario Federal informaron ayer a LA NACION que los trabajos en Agote siguen en marcha. No obstante, los detenidos en Devoto serán trasladados a Marcos Paz porque se estima que las obras de ampliación allí serán más veloces que la construcción en el partido de Mercedes. Las plazas de esta nueva cárcel ayudarán a afrontar el problema del aumento de la tasa de encarcelamiento a nivel nacional (en 10 años, la población penitenciaria creció un 41% ) y evitar el hacinamiento.

Calidad de vida

"Es un orgullo poder trabajar junto con la Nación para cumplir con los deseos de los vecinos -dijo Bruno Screnci Silva, ministro de Gobierno porteño-. Hacía mucho tiempo que se esperaba lograr este traslado y por fin se va a concretar, mejorando sustancialmente la vida de la gente en el barrio de Villa Devoto. Además se va a construir una cárcel nueva con estándares actuales, que también redundará en mejores condiciones para los presos".

La mudanza también contempla todos los proyectos educativos que funcionan en la última cárcel porteña: primario, secundario y universitario. Consultado al respecto, Garavano confirmó que continuarán hasta el último día en la sede de Devoto y luego serán trasladados a Marcos Paz.

"Vivo acá desde 1974 y, desde entonces, espero que saquen la cárcel", dijo Mirta García, vecina del barrio. Los reclamos por la existencia del penal son antiguos y variados, desde ruidos molestos hasta secuestros exprés organizados por los detenidos y motos que tiran paquetes con droga por encima de los muros perimetrales. Los vecinos sospechan, incluso, que los presos tienen relación con las casas tomadas de la zona. Adrián Lescano dirige el portal Devotohoy.com: "Es una zona de mucha inseguridad no solo por los presos, sino por los que los van a visitar, que son más peligrosos todavía", sostuvo.

El penal de Devoto desde el dron de La Nación

01:02
Video

El proyecto incluye destinar el 65% del terreno liberado a la creación de espacios verdes. En el resto, como se dijo, se autorizará la construcción de edificios residenciales de PB y cuatro pisos, respetando la altura actual de los pabellones.

Según el último estudio de la Dirección General de Estadística y Censos porteña, la comuna 11 -a la que pertenece Villa Devoto- posee 0,33 hectáreas de espacios verdes cada 1000 habitantes, un número que se mantuvo prácticamente inalterable en la década comprendida entre 2006 y 2016. A modo de ejemplo, en la comuna 14 -Palermo- este porcentaje asciende a 1,38 hectáreas por cada 1000 habitantes.

"La mayoría de los vecinos no estamos de acuerdo con el tema de las viviendas, pero lo principal es que se traslade la cárcel", resumió García, y destacó la falta de verde que padece el barrio. Manuel Fandiño, miembro de la Asociación Vecinal Devoto Sin Cárcel, tiene la opinión contraria: espera que la construcción de viviendas revalorice los inmuebles del barrio. "Queremos que nuestras propiedades, que están regaladas, estén a un 50% más de valor", sintetizó.

Resta aún saber qué cantidad de viviendas se edificarán y cómo se distribuirán en el espacio público. Todos esos detalles estarán en el máster plan, próximo a realizarse. Si bien Rodríguez Larreta indicó ayer que alguna estructura de la actual cárcel podría quedar en pie, otras fuentes gubernamentales pusieron en duda esa afirmación.

Pensar en los reclusos

El procurador penitenciario, Francisco Mugnolo, cuestionó el traslado de los presos de Devoto. Consideró que los "verdaderos destinatarios" de toda política penitenciaria deben ser quienes están privados de su libertad. Recordó que el penal está "sumamente poblado por ciudadanos de la jurisdicción metropolitana" y que, según las reglas mínimas para el tratamiento de reclusos, deben ser "internados en establecimientos cercanos a su hogar o a su lugar de reinserción social", para favorecer la proximidad con familiares, defensores y jueces.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?