El radical Mestre endureció sus críticas a Schiaretti

La Casa Rosada, sin embargo, cuida sus lazos con el gobernador
Gabriela Origlia
(0)
14 de marzo de 2018  

CÓRDOBA.- Hace una semana, el ministro Rogelio Frigerio recorrió obras en el sudeste de esta provincia, rodeado por los cuatro anotados en la carrera a gobernador de Cambiemos. Caminó con los radicales Mario Negri y Ramón Mestre, Luis Juez (flamante director del Instituto de Capacitación Política) y el "amarillo" Héctor Baldassi. Desde ese día, Mestre se paró en el centro de la escena y endureció sus críticas al gobernador Juan Schiaretti, un aliado político del Presidente.

El intendente de Córdoba -ciudad en la que tanto la provincia como la Nación financian obras- reclama desde hace tiempo a Schiaretti por los fondos de coparticipación y condiciona la baja de las tasas municipales a recibir más recursos. Ayer afirmó que hacía un año que no hablaba con el gobernador y cuestionó las tarifas de la empresa provincial de energía, las terceras entre las más altas del país.

En el peronismo aseguran que la posición de Mestre no genera tensión en la relación entre Schiaretti y la Casa Rosada. "En absoluto", responden, y apuntan a quitarle representatividad a Mestre. "Cómo se va a distanciar el gobernador con [Mauricio] Macri por él si ninguno de los dos lo quiere", ironizó ante LA NACION un dirigente muy cercano al mandatario.

"Lo de Mestre en absoluto impacta en la buena relación del Presidente, Frigerio y Peña con Schiaretti", dijeron a este diario en el Ministerio del Interior. "De ninguna manera la resiente; el intendente reclama por la coparticipación; es un tema provincial. Cree que es un reclamo justo".

Aunque Mestre insiste en que "ya habrá tiempo para hablar de candidaturas" a nadie escapa que intenta ocupar un lugar más relevante en lo político. Su vínculo con el Presidente y con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, es complicado. El Presidente lo desplazó en 2017 y eligió a Oscar Aguad como candidato para competir por la gobernación; hace una semana, cuando firmaron un acuerdo en la ciudad de Buenos Aires, convocó para la foto y la mesa a Negri, enfrentado con Mestre. Con Peña el intendente tuvo un fuerte cruce cuando -antes de las legislativas del año pasado- amenazó con ir a una interna en Cambiemos.

"Schiaretti es un nexo con otros gobernadores y hay buen diálogo; de ninguna manera se va a sacrificar por cuestiones electorales", apuntaron en Interior. Frigerio evitó puntualizar sobre los reclamos de Mestre. "Cambió el concepto de país unitario que teníamos años atrás, cuando se sometía con los recursos", deslizó.

Tanto para la Nación como para la provincia hay "cuestiones importantes, estructurales" pendientes de resolver y esa agenda no está condicionada por la posición de Mestre. En los últimos días, Schiaretti siguió con las reuniones para consolidar la liga de gobernadores y afinar los planteos a la Casa Rosada y transitar la reconstrucción del peronismo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?