El FMI advierte sobre el "lado oscuro" del bitcoin y exige regularlo

Christine Lagarde es la directora general del FMI.
Christine Lagarde es la directora general del FMI.
(0)
14 de marzo de 2018  • 10:57

El bitcoin viene de un año movido, en el que vivió subas y bajas vertiginosas de precio y fue el tópico de conversación predilecto de varios de sus detractores dentro del establishment financiero mundial, que buscaron advertir a los inversores sobre los riesgos de operar con este tipo de monedas virtuales.

Ahora el Fondo Monetario Internacional ( FMI ) quiere aportar su granito de arena a la discusión. En un texto publicado en el blog del organismo, su directora, Christine Lagarde , alabó la tecnología detrás de estos activos (blockchain), argumentando que "puede impulsar la inclusión financiera al proporcionar métodos de pago nuevos y de bajo costo a quienes carecen de cuentas bancarias."

Sin embargo, Lagarde (que visitará Buenos Aires esta semana) consideró que la misma razón que los hace atractivos también los torna peligrosos. Según ella, tienen también un "lado oscuro", dado que la naturaleza descentralizada de las criptomonedas les otorga un carácter anónimo que las aproxima a las transacciones en efectivo y las vuelve ideales para delitos como el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Video

Para prevenir estos usos ilícitos, la titular del FMI aseguró que es necesario "desarrollar marcos regulatorios para enfrentar este desafío" y puso como ejemplo el trabajo realizado por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que ha diseñado "una guía útil a los países sobre cómo lidiar con las criptomonedas y otros activos electrónicos."

En base a la labor de este equipo, el FMI ha realizado 65 evaluaciones de los marcos regulatorios de distintos países con el objetivo de brindar asistencia para el desarrollo de capacidades a 120 países. Sin embargo, Lagarde reconoció que son necesarias medidas adicionales para "manejar esta amenaza emergente" y "proteger a los consumidores en el mundo criptográfico.

Para hacerlo, sugirió usar la propia tecnología de bitcoin, por ejemplo, usando contabilidad distribuida (DLT, por sus siglas en inglés) para acelerar el intercambio de información entre los participantes del mercado y los reguladores, además de biometría, inteligencia artificial y criptografía para mejorar la seguridad digital e identificar transacciones sospechosas casi en tiempo real.

De acuerdo a Lagarde, para que todos estos esfuerzos sean efectivos se requerirá una cooperación internacional estrecha. "Como los cripto-activos no conocen fronteras, el marco para regularlos también debe ser global", afirmó. De hecho, el tema será tratado durante la próxima reunión del G-20 en Buenos Aires, que tendrá lugar a finales de noviembre.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.