El joven neuquino que devolvió $150.000, alquila un pequeño ambiente y gana menos de $15.000 por mes

Crédito: Gentileza lmneuquen / Maria Isabel Sanchez
Pablo Mascareño
(0)
14 de marzo de 2018  • 19:15

De héroes anónimos y no tanto está hecha la vida cotidiana. De pequeños grandes gestos se nutre el día a día que no siempre acapara la agenda mediática. La ruta solidaria se construye de personajes que permiten esperanzar la mirada. Algo de eso sucedió en Neuquén. Un hecho fortuito que hoy es la comidilla de la ciudad y de todo un país. La noticia asombra. Y no debería ser así. Un joven devolvió alrededor de 150.000 pesos a un desconocido. El gesto rompió con lo abrumador y cotidiano de los titulares más crudos. Y lo anónimo mutó en una identidad con nombre y apellido: Guillermo Torre, un humilde empleado gastronómico nacido y criado en las orillas del río Limay.

Mauricio Macri llamó al joven neuquino que devolvió el dinero

2:30
Video

El joven neuquino trabaja, de miércoles a lunes, mediodía y noche, como ayudante de cocina en el restaurante Criollo de su ciudad. Su sueldo, incluido el presentismo, es de 15.000 pesos. Pero, por diversas razones, el último mes debió ausentarse durante algunas jornadas, con lo cual sus ingresos rondaron los 11.000 pesos. El alquiler de su pequeño departamento en la capital provincial le insume derogar 6800 pesos mensuales, así que el inicio del otoño encontrará a este joven de 26 años con serias dificultades para solventar sus gastos mínimos e indispensables. "Ya no me quedó nada del sueldo, por suerte puedo almorzar y cenar en el trabajo, entonces no tengo que gastar en comida", explica a LA NACIÓN preocupado por su futuro, pero en medio de la felicidad por la repercusión que ha cobrado el gesto solidario acontecido el último 5 de marzo y que lo cuenta como protagonista.

Ese día, Guillermo se dirigía hacia su trabajo, como cada mañana, cuando vio que a un motociclista se le caía un bulto negro sobre el asfalto. El objeto no era otra cosa que la agenda de este hombre, un empresario de la zona. Dentro de la misma, había 20.000 pesos y 600 dólares en efectivo; dos cheques de 60.000 pesos cada uno; y una chequera. El hecho ocurrió en la calle Salta y la rotonda de la Ruta 7, de una ciudad de Neuquén que hoy cuenta con un nuevo héroe. "Lo corrí varias cuadras para dársela, pero no lo pude alcanzar", dice el joven luego del primer turno de su jornada laboral y antes de sumergirse en la práctica de tang soo do, el arte marcial que lo apasiona tanto como andar en skate por la planicie neuquina o ir a visitar a su novia que reside en la vecina Cipoletti, en medio de los icónicos manzanares de la zona. "Al fútbol ya no juego, estoy grande", se lamenta.

Cuestión de principios

-¿Cómo te diste cuenta de que la agenda contenía dinero?

-Al caerse se abrió, entonces la plata quedó tirada.

-¿La libreta llevaba el nombre de su propietario?

-No.

-¿Cómo hiciste para ubicarlo?

-Se la llevé a mi jefe para ver cómo podía hacer para devolverla. Como en la agenda había un ticket de depósito, me permitieron salir del trabajo e ir hasta el banco. Pero allí nadie me quiso dar ninguna información. Así que decidí ir a la radio para que difundieran la noticia. Pero tampoco dio resultado.

-¿Cómo fue que diste, finalmente, con el dueño de la agenda?

-Publiqué una foto del dinero en las redes sociales.

La repercusión fue instantánea y riesgosa. Mucha gente se comunicó con no buenas intenciones y tratando de apropiarse del dinero encontrado, abusando de la buena fe del joven que debió dejar el colegio secundario en tercer año para salir a trabajar y ayudar a su madre, Mónica Díaz, a mantener a sus cuatro hermanos. "Muchos se quisieron hacer pasar por los dueños de la agenda y de la plata, pero yo podía identificarlo por la moto. Como me gustan mucho, presté atención qué modelo era cuando lo corrí para darle la agenda. Así que cuando llegó en esa moto lo reconocí rápidamente", detalla con buen sentido común.

El hombre saludó y agradeció cortésmente el gesto, pero sin mayores efusividades. "No se emocionó ni nada. Fue medio frío". Al igual que el agradecimiento de su dueño, la recompensa por haber devuelto un importe tan significativo fue sobria: 2000 pesos que le permitieron a Torre pagar una parte de la deuda que mantiene con un amigo por la adquisición de un teléfono usado. "Como se me rompió el celular, le compré uno viejo a un pibe de acá. Todavía le debo como 3.000 pesos, pero la plata que me dio el hombre me sirvió para pagar bastante y que me quede menos deuda".

Sus padres se separaron cuando él tenía un año, así que fue criado por su madre con no poco esfuerzo. "A mi viejo lo vi solo tres veces en mi vida, la última fue en su velorio", explica el joven al que la Fundación de Altos Estudios para la Nueva Argentina (FAENA) ya lo premió con una beca para concluir los dos años de colegio secundario que le faltan. "Es mi sueño terminar el colegio para poder conseguir un trabajo mejor". Los anhelos son los motores esenciales para avanzar y progresar. Visitar España es otra de las metas de este joven solidario que se siente orgulloso, pero no presume por un gesto que lo enaltece: "Solo salí de Argentina una vez, para ir a Chile que es cerquita. Y a Buenos Aires la conozco muy poco. Me gustaría viajar", dice ilusionado.

Llamado presidencial

El lunes 14 recibió un llamado inesperado: "Me dijeron que era de protocolo de la Casa Rosada para avisarme que, al rato, me llamaría el presidente. Al principio pensé que era una broma. Pero a los pocos minutos se comunicó Mauricio Macri. Me agradeció, hablamos de comidas, de mi trabajo y me dijo que, cuando visite Neuquén, me llamará para conocerme personalmente porque era un orgullo para el país. Mi mamá está muy contenta, emocionada, no lo puede creer", dice Guillermo con un medio tono que no se tiñe de euforia ni pedantería. Todo lo contrario. Sabe que es admirado por su gente y por los argentinos. Pero también es consciente que, a pesar de todo, tendrá que seguir luchando para poder pagar su alquiler, ayudar a los suyos y terminar de saldar, en cuotas, los tres mil pesos que le debe a su amigo por la compra de un celular trajinado.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.