Emilio Disi: un exponente de la picaresca, símbolo de una época que se despide con él

Con un perfil de comediante puro, logró transformarse en un ídolo popular tanto en el cine como en la TV, como parte de un género muy celebrado en otro tiempo
Con un perfil de comediante puro, logró transformarse en un ídolo popular tanto en el cine como en la TV, como parte de un género muy celebrado en otro tiempo Fuente: Archivo
Malen Lesser
(0)
15 de marzo de 2018  

Emilio Disi murió ayer después de perder la batalla contra el cáncer. En las últimas semanas había sido internado y su salud empeoró rápidamente con el paso de los días. Según trascendió, desde anteayer estaba recibiendo fuertes dosis de morfina para contrarrestar el padecimiento de los tratamientos que realizaba contra el cáncer, y sus familiares esperaban el triste desenlace. Tenía 74 años.

Talento, histrionismo y carisma. Emilio Disi -Emilio Roberto Parada, según su nombre de nacimiento- es, fue y será uno de los grandes comediantes que tuvo nuestro país, y ya vive en la memoria colectiva de todos los argentinos.

Nacido en 1943 en el barrio de San Cristóbal, solía contar que sus primeros recuerdos transcurrieron en la habitación en la que vivía junto a sus tres hermanos y sus padres. Poco después de que cumplió los 15, la familia pudo mudarse a un departamento más grande que el padre obtuvo al conseguir trabajo de encargado de un edificio.

Justamente a esa edad, mientras transitaba la adolescencia, le dijo a su hermano mayor, el productor artístico Pepe Parada, que quería ser actor. "'Sí, pero tenés que estudiar', me dijo, y me mandó al Conservatorio", recordó hace un tiempo en el programa Gracias por venir. Terminó el colegio y entró a trabajar en el Banco Hipotecario, pero la vocación llamaba y muy pronto se lanzó tras su sueño.

Así comenzó una prolífica carrera. Se inició en los café concert de la época con sketches cómicos y, luego, llegó su primera experiencia en cine con Sergio Renán y Lucas Demare en la tan provocadora como experimental Humo de marihuana (1968). En su recorrido actoral se forjó haciendo clásicos en el Teatro San Martín hasta que descubrió su veta cómica y el estallido de las risas lo alentaron a seguir. Luis Brandoni lo recomendó por entonces en la Comedia Nacional y así descubrió la potencia de su naturalidad para el humor. Más tarde llegaron películas como El telo y la tele (1985), de la mano de Hugo Sofovich, y luego Brigada Explosiva (1986) con Moria Casán y Alberto Fernández de Rosa; Los bañeros más locos del mundo (1987), junto a Guillermo Francella, Gino Reni, Berugo Carámbula y Mónica Gonzaga; Los Extermineitors (1989), y otros clásicos que desplegaron cada uno, una saga propia.

En televisión, y con su entonces esposa Dorys del Valle, protagonizó el éxito Los Piedra Gómez, en 1980, y luego pasó por booms como La peluquería de don Mateo (1987), Stress (1988-1989), Rompeportones (1998), 099 Central (2002) y La pelu (2012), entre otros. Una vez que la sociedad artística -y el matrimonio- con Del Valle finalizó, Disi encontró una partenaire perfecta en Susana Giménez, quien lo incluyó en su ciclo televisivo como parte del elenco estable de sus sketches.

La TV y el cine le daban descanso solo para seguir trabajando en las temporadas a sala llena en Mar del Plata y Carlos Paz con el teatro revista y la comedia picaresca. Sin duda, un incansable.

En noviembre de 2017 se lo vio en el programa de Susana Giménez, delgado y desmejorado, hablando sobre su enfermedad. Con entereza compartió con el público lo que le estaba pasando: "Me agarró una neumonía y tenía un dolor muy fuerte en la cintura, entonces no se sabía de dónde venía, y me mandaron a hacer una tomografía computada, y apareció un tumor maligno en el pulmón". Contó también acerca de lo que debía afrontar. "Me armaron un tratamiento con tres sesiones de quimioterapia cada 21 días. No puedo explicar lo que se siente, te destroza, te agarran dolores insoportables de la cabeza a los pies, te arruina el físico. A mí me sacó el hambre por completo, bajé 15 kilos, me pongo comida en la boca y enseguida aparece el gusto a remedio porque tomo mucha medicación".

En diciembre, su ausencia en el programa final de la diva fue notoria. Giménez brindó en el escenario por él y dijo: "Nos está viendo desde terapia intensiva. Entra y sale, pero va a zafar". Luego se supo que había sufrido una intoxicación por uno de los medicamentos que le estaban suministrando, pero consiguió recuperarse.

Tuvo cuatro hijos, Emiliano (fruto de su primer matrimonio), Fernanda, Cecilia y Laura, que no era su hija biológica, pero que él crió como tal. En lo personal fue un hombre familiero y adorado por sus nietos e hijos, que amaba trasladarse con su prole adonde estuviera haciendo temporada para alojar a todos en su casa de verano. Fue querido por sus colegas y reconocido por los productores y empresarios del ambiente. Y también por su público, que supo descubrir en él a un maestro de la improvisación, a un hombre capaz de disparar los chistes y los remates más impensados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.