Un artista querido por la gente

Marcelo Stiletano
(0)
15 de marzo de 2018  

Carlos Rottemberg fue el primero en anunciar ayer desde las redes sociales el fallecimiento de su entrañable amigo Emilio Disi. Y lo despidió con una definición que no podría ser más justa y exacta: fue un actor popular. De hecho, no hubo en la víspera otra noticia que calara tan fuerte entre nosotros y golpeara tan directamente la sensibilidad del argentino medio, a excepción del sobreactuado enfrentamiento entre Boca y River en Mendoza.

El hombre común lo quería. Festejaba, sobre todo, el modo en que Disi se enfurruñaba o quedaba descolocado en las interminables situaciones de comedia que hizo como partenaire de Susana Giménez, una de sus grandes amigas y protectoras. Los personajes de Disi podían exponer todos los gestos (hasta los más incómodos y procaces) de esa cultura urbana, masculina y noctámbula largamente celebrada en los reductos de la picaresca, pero siempre encontraban al final el perdón de las mismas mujeres a las que antes miraban con lascivia o desdén. Un tipo de humor sexista, el de Rompeportones o La noche de las pistolas frías, difícilmente tolerable en la actualidad. Materia para arqueólogos, como los bañeros, brigadistas y exterminators que regaló en otra exitosísima etapa, dirigida a una audiencia más familiar.

Fuente: Archivo

Estas manifestaciones se devoraron al mejor Disi, que conocimos con cuentagotas. Al actor de extraordinario timing para entrar y salir de cualquier diálogo, ensayado o improvisado. Al comediante que transformaba su rostro en una máscara amarga a la velocidad del rayo. Al intérprete talentoso que sabía responder a desafíos más rigurosos como el papel protagónico de Querida, voy a buscar cigarrillos y vuelvo, la película de Cohn y Duprat, o algún texto clásico. Fue un artista popular: el público se cansó de festejar sus ocurrencias y morcilleos. Pudo ser un actor todavía mayor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.