0

La designación de Pompeo abre una oportunidad para países de América Latina

Analistas consideran que un Departamento de Estado más fuerte permitirá afianzar alianzas; Venezuela será la prioridad
Rafael Mathus Ruiz
0
15 de marzo de 2018  

WASHINGTON.- La designación de Mike Pompeo al frente del Departamento de Estado norteamericano generó inquietud al augurar una diplomacia más dura, a tono con la visión del presidente, Donald Trump . Pero algunos analistas creen que, para algunos países de América Latina, entre ellos, la Argentina, también abre la oportunidad para reforzar alianzas y construir una relación más efectiva.

El vínculo entre Estados Unidos y América Latina se tensó con Trump, que impuso una política comercial y migratoria mucho más áspera hacia una región que no está entre sus prioridades. Ahora, Trump tendrá a un jefe diplomático con el que tiene más "química", Pompeo, un duro con fama de "halcón".

Brian Winter, editor de la revista Americas Quaterly, del Consejo de las Américas, dijo que si bien la designación de Pompeo es "riesgosa" para el mundo, puede llegar a ser buena para América Latina porque, opinó, el gobierno de Trump tiene "una visión positiva" de la región fuera de Venezuela y Cuba.

"El principal conflicto es con México, pero para países como la Argentina, el efecto neto es un Departamento de Estado más poderoso con el que Trump puede ahora, de hecho, trabajar. El mayor secreto a voces en Washington era que Rex Tillerson no tenía relación con Trump. Ahora se verá la posibilidad de una diplomacia más efectiva", apuntó Winter. "Es mejor para la región tener un Departamento de Estado que quizá sea un poco menos moderado, pero que al menos tiene el oído del presidente", sintetizó.

Otro efecto puede ser un mayor esfuerzo diplomático, junto a la región, para aislar al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, o un mayor ímpetu para implementar sanciones más duras para elevar la presión sobre su gobierno. Todo, sin llegar a una intervención militar.

"Pompeo tiene reputación de línea dura. Dicho esto, tradicionalmente, el Departamento de Estado valora a los aliados y profundiza las relaciones internacionales", apuntó Benjamin Gedan, del Wilson Center, donde dirige un programa dedicado a la Argentina. "Maduro debería ajustarse el cinturón de seguridad, pero quizás aliados, como México y la Argentina, tengan la oportunidad de demostrar su importancia para Washington", agregó.

La crisis de Venezuela, apuntó Gedan, "seguramente enfocará la atención" de Pompeo en la región. El experto lamentó la pérdida de materia gris que ha sufrido la maquinaria diplomática norteamericana en la región, con la partida de tres figuras de magnitud: Tom Shannon y Roberta Jacobson -que llegaron a subsecretarios para la región-, y John Feeley, exembajador en Panamá.

En el gobierno de Mauricio Macri se preocuparon por recordar la buena sintonía que tienen con la Casa Blanca, y mostraron una cauta expectativa ante el cambio de figuras. "Veremos", dijo un alto funcionario del gobierno nacional. "Hoy por hoy tenemos muy buen diálogo en todos los niveles", agregó.

En el Congreso, el senador republicano Marco Rubio, la voz más influyente del Senado en lo que se refiere a la política exterior hacia América Latina, elogió la designación de Pompeo. "Entiende muy claramente los desafíos internacionales y las oportunidades a las que se enfrenta Estados Unidos en el siglo XXI", afirmó Rubio.

En Washington, otras voces fueron un poco menos optimistas. Un diplomático latinoamericano que conoce bien los entretelones de la Casa Blanca dijo que Pompeo "está a la derecha de Trump en todo".

Juan Carlos Hidalgo, analista del Instituto Cato, señaló que el cambio no parece ir acompañado de un "plan definido", ni para la política exterior en general ni para regiones específicas, "y mucho menos América Latina, que en el orden de prioridades de Estados Unidos está en el fondo".

Más allá de la falta de llegada de Tillerson a la Casa Blanca, Hidalgo vio su partida como un retroceso porque se pierde "lo poco que se había avanzado", por ejemplo, con su gira a la región, en la que Tillerson visitó México, Perú, la Argentina, Colombia y Jamaica.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.