Unir a Massa con Lousteau, el sueño de Margarita

Jaime Rosemberg
Jaime Rosemberg LA NACION
(0)
15 de marzo de 2018  • 00:45

Está tramitando la jubilación, "que ya me corresponde por edad", dice, con ironía y sin coquetería a la vista. Pero aunque ya no sea diputada nacional y esté pensando en sumar un sueldo extra ("que no es de privilegio") Margarita Stolbizer está lejos del retiro. En un escenario complejo para la centroizquierda no kirchnerista, la líder de GEN tiene un sueño: unir a Sergio Massa y a Martín Lousteau, "los mejores políticos de su generación", en un mismo espacio. Si no es en 2019, que sea un poco más adelante, reflexiona.

"El Gobierno se equivoca mucho y algún costo electoral tiene que pagar pero el kirchnerismo no crece. Hay un espacio vacante entre los progresistas que votaron al Gobierno y no están conformes", razona Margarita desde sus nuevas oficinas céntricas, más modestas y compartidas con su socio político Sergio Abrevaya, única representación en la legislatura porteña de su partido.

Juntar a Massa con Lousteau fue una empresa que Stolbizer ya emprendió antes de las elecciones pasadas. "Fracasé, pero son dos dirigentes con futuro, ojalá puedan unirse", repite a sus íntimos. Y agrega que el tigrense bien podría entrar en esa amalgama "porque tiene agenda social, y hoy ser progresista es ocuparse de lo social", lo defiende. Al hoy diputado y flamante afiliado radical lo ve "sólido, bien", y minimiza el impacto que tuvieron las recientes deserciones que sufrió en Evolución, la alianza con la que compitió en la ciudad.

La foto que, el mes pasado, unió a Stolbizer y Lousteau con el también radical Ricardo Alfonsín y el gobernador socialista de Santa Fe Miguel Lifschitz motivó esperanzas en un sector devastado por las derrotas electorales y el avance irrefrenable del Gobierno ocupando el espacio del antikirchnerismo. Pero los límites de esa confluencia aparecen rápido: ni el exembajador en Washington, ni el radical bonaerense quisieron difundir la foto. "Están complicados, cada uno encorsetado en su partido. Margarita es la más libre: si Massa se va al peronismo, rompe y listo", afirman cerca de Stolbizer, que sigue siendo la figura opositora al Gobierno con mejor imagen pública en las encuestas, después de María Eugenia Vidal, Elisa Carrió y el presidente Mauricio Macri. "Tengo buena imagen, pero después no me votan", se suele quejar, con resignación, la líder de GEN. La intención de Lifschitz de acelerar una reforma constitucional que incluya la reelección del gobernador en Santa Fe que no tiene total consenso interno, y los tironeos de Alfonsín con su propio partido son dos polos de tensión que conspiran contra ese acercamiento.

¿Hay posibilidad, entonces, de acercarse al Gobierno? "Ninguna", contestan cerca suyo, aunque reconocen que Stolbizer tiene un respeto y una simpatía por Vidal que no se da en otros casos. "Ella valoró mucho que la gobernadora haya ido a visitarla a su casa, que la consultara. Lo consideró un gesto de humildad muy grande", afirmaron dos dirigentes de GEN.

La sintonía entre ambas no tendrá, al menos por el momento, un correlato concreto en cargos o acercamiento político. Junto a la abogada Silvina Martínez, Stolbizer dedica muchas horas al día a su ONG Bajo La Lupa, usina desde la cual salen las denuncias que enfurecen tanto a exfuncionarios kirchneristas como a los actuales miembros del gabinete. Los presuntos desmanejos en el INTI y la legalidad de la contratación de una consultora por parte del gobierno porteño y luego por el nacional fueron sus últimas dos denuncias mediáticas y judiciales.

Mientras piensa en volver a dar clase para conseguir un ingreso y no vivir de su marido por primera vez en décadas, Margarita cree que su quimera, la unidad entre dos competidores natos como Massa y Lousteau, puede ser posible para unificar a la "ancha avenida del medio", ni macrista ni kirchnerista.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.