0

Boca-River, Supercopa. Pity Martínez: "Nos daban por muertos, pero este equipo siempre sale adelante"

Pity Martínez, decisivo en el superclásico en Mendoza, con la Supercopa en sus manos
Pity Martínez, decisivo en el superclásico en Mendoza, con la Supercopa en sus manos Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar
0
15 de marzo de 2018  • 00:15

MENDOZA.- Hay partidos que le quedan a medida a algunos jugadores. El superclásico, con toda la carga emotiva que encierra, no incomoda a Gonzalo Martínez . Tampoco lucir la camiseta N°10, esa que pesa por su historia, por los ídolos que la vistieron. En su provincia, a la vista de su familia y con el apoyo incondicional de los amigos y de los hinchas, Pity sacó a relucir sus virtudes de futbolista desequilibrante en la estructura rocosa que diseñó Marcelo Gallardo para darle batalla y superar a Boca, en la final de la Supercopa Argentina. Con sus pinceladas futbolísticas le dio el salto de calidad a la ofensiva de un equipo que llegó a la cita envuelto por las críticas: los números de la Superliga no le sonríen y el pronunciado bajón en el juego parecía oscurecer un ciclo exitoso que, una vez más, se reinventa de la mano de un estratego táctico como es el director técnico y un titiritero en la cancha que se llama Martínez.

"Estamos felices, queremos disfrutar porque los resultados no se nos fueron dando en la Superliga. Es una alegría particular: jugar en mi provincia, con la familia en la tribuna...", comentó Pity, que frente a Boca deja su sello con goles en el resultado, pero también ofrece un plus al momento del juego. La media hora de rodaje con la que llegó a la final no significó un impedimento para que con un par de acciones se refleje que es el jugador de mayor desequilibrio que actualmente tiene el plantel que conduce Gallardo. Desde lo físico ofreció ventajas, las que equiparó con la lucidez mental y los movimientos que condujeron a la victoria 2-0. "Nos daban por muertos, pero este equipo siempre sale adelante. Estamos bien como grupo, necesitábamos ganar para convencernos. Nos mojaron la oreja, se dijeron muchas cosas sobre este River, pero volvimos a responder con una nueva estrella", apuntó, agitado por el desgaste, pero satisfecho porque una nueva medalla colgaría minutos más tarde en su cuello.

Una combinación sobre el sector derecho -lo suyo fue una descarga ajustada, precisa-, finalizó en la infracción dentro del área del colombiano Cardona sobre Nacho Fernández. El partido recién empezaba a acomodarse y River, con una acción en la que la lucidez quedó en evidencia, tenía a disposición un penal para abrir el resultado. Se plantó Pity Martínez frente a la pelota; lanzó hacia la derecha, mientras que el arquero Rossi elegía el palo opuesto. "Se movió apenas y decidí jugarla ahí", dijo con serenidad, la misma con la que se movió en la cancha.

Los superclásicos lo envalentonan a Pity, que en 2015 encaró a Marín por la izquierda y obtuvo la falta con la que el uruguayo Carlos Sánchez convirtió el 1-0 con el que River superó a Boca, en el encuentro de ida de los 8avos de final de la Copa Libertadores. En el último partido disputado en la Bombonera, en 2017, con una volea abrió el camino de la victoria 3-1. Anoche volvió a marcar, dejó la garganta en el festejo y también su sello en el juego.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.