Franco Armani, la figura de la Supercopa: la noche en la que River volvió a disfrutar de un arquero

Las manos de Franco Armani se convirtieron en figura
Las manos de Franco Armani se convirtieron en figura
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
15 de marzo de 2018  • 08:00

MENDOZA.- El arquero fue el puesto que, por lejos, más dolores de cabeza le dio a River en los últimos años. Desde la salida de Marcelo Barovero, su sombra atormentó a quienes ocuparon el arco millonario. Ninguno pudo asentarse: ni Augusto Batalla, ni Enrique Bologna, ni el repatriado Germán Lux, con errores que costaron partidos. Partidos en los que se dejaron puntos. Y siempre el interrogante apuntaba al arco. Ahora es el turno de Franco Armani, figura excluyente en la Supercopa.

Marcelo Gallardo había decidido buscar afuera. Apuntó a Colombia. Y en el segundo intento, luego de pagar la cláusula de rescisión, se trajo al arquero que tuvo que destacarse en Medellín para que lo vieran en su tierra: Armani . Rápido de piernas y seguro en los centros, tuvo ante Boca su partido consagratorio. Lo dictaminó la propia hinchada millonaria, que empezó a corear su apellido, pese a que Armani es todavía un novato en esto de jugar con la banda roja en el pecho.

"El partido de hoy [por ayer] era para ganar un título. Es para lo que vine. Ahora hay que seguir ganando cosas", dijo el arquero luego del encuentro. Y añadió: "Pasamos semanas difíciles, pero estamos levantando. Ganamos un título jugando como se tiene que jugar un clásico: fuimos agresivos en todos los sectores de la cancha y ahogamos a Boca".

Armani cambió suspiros e interrogantes por certezas. Sobrio, su único error en los noventa minutos de la final superclásica fue haber calculado mal un centro en el primer tiempo. Luego, el ataque de Boca se diluyó. En el resto del partido, acertó siempre. Y en sus manos -y sus pies- se sustentó el triunfo de River. A los dos minutos del segundo tiempo descolgó una pelota que Pavón de arremetida casi aprovecha para convertir. Dos minutos más tarde, lo suyo fue puro reflejo para sacar un cabezazo de Goltz tras un tiro libre de Cardona: el balón dio en el travesaño ("Fue la más difícil de todas, porque se desvió en un compañero. Gracias a Dios, fue afuera", confesó el arquero.) A los 15 minutos, Armani debió salir lejos del área para abortar un ataque de Boca. Si fallaba, Pavón se iba derecho hacia el gol. Y su última intervención, a los 24 minutos, fue decisiva: una doble tapada para el recuerdo, primero ante Fabra y luego frente a Nández. Fue justo antes de que Ignacio Scocco, recién ingresado, decantara el pleito en favor de River.

En rigor, la actuación del arquero en el Malvinas Argentinas fue la continuación de todo lo bueno que había insinuado en Paraná, donde con sus atajadas impidió que Patronato convirtiera. Desde que se adueñó del arco de River, Armani no fue responsable directo de ningún gol en contra, aunque podría haber algo para reprocharle en el 1-1 de Chacarita en el Monumental.

Dueño del área: Franco Armani, en una noche consagratoria en Mendoza
Dueño del área: Franco Armani, en una noche consagratoria en Mendoza Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

En el arco está el gran acierto de River en el mercado de pases. Su rendimiento compensa (en parte) todo aquello que hasta ahora no demostró Lucas Pratto, la contratación más cara de River. Era un puesto sensible en el que el entrenador necesitaba encontrar a un futbolista que le diera garantías. Armani, que incluso podría ganarse un lugar en la nómina final de cara al Mundial de Rusia, empieza a erigirse como el arquero destinado a reemplazar a Barovero.

"Esto es un comienzo. A la hinchada de River le estoy agradecido porque desde el primer partido su gente me recibió muy bien y me dio toda la confianza", recordó el arquero millonario tras la victoria ante el gran rival de siempre. "Que la gente cante por mí me causa alegría", reconoció el arquero. Y agregó, tras dedicarle el triunfo a la hinchada y a su familia: "Partido tras partido uno va ganando confianza".

Más allá del resultado final, River -y, sobre todo, su entrenador, Marcelo Gallardo- se irán a descansar sabiendo que después de una búsqueda que demoró más tiempo del que hubieran querido en dar sus frutos, el arco parece estar bien cubierto. A Armani no le pesó ni la escenografía de un superclásico ni la jerarquía del rival, un equipo con los nombres propios de Boca que además lidera con holgura la Superliga. Pero Armani no solo ataja: en varios pasajes del partido se lo vio arengando a sus compañeros, alentándolos y ordenándolos para evitar que el rival encontrara a la defensa -la línea más débil del equipo en 2018- mal parada. Haber encontrado seguridad allí donde antes penaba por errores decisivos es otra buena noticia para el flamante supercampeón argentino.

Es el jugador de River que más partidos tuvo en 2018

De los nueve encuentros que el equipo millonario afrontó en el año, Armani estuvo en ocho: se perdió solamente el de la reanudación de la Superliga frente a Huracán (derrota por 1-0; atajó Germán Lux). Desde el compromiso siguiente, contra Olimpo en el Monumental, jugó todos los minutos de River.

Se adueñó del arco con sus actuaciones

En el cuerpo técnico de River destacan la regularidad del arquero. Desde que Marcelo Gallardo le confió el arco, Armani nunca defraudó. Y atajó las pelotas que debía atajar. El equipo no perdió partidos por errores suyos. Y se transformó en responsable directo de los últimos dos triunfos: el conseguido en Paraná sobre Patronato, por la Superliga, y el de ayer, frente a Boca. Afirmado como el arquero principal de River, el Mundial de Rusia puede asomar en su horizonte. Armani tiene 31 años, una edad en la que los arqueros están madurando y muy vigentes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.