0

Lucas Llach: "El país está viviendo ya la revolución fintech"

Lucas Llach, vicepresidente del Banco Central
Lucas Llach, vicepresidente del Banco Central Fuente: Archivo
Carlos Manzoni
0
15 de marzo de 2018  • 16:22

"Todos somos fintech". Esa fue la frase que eligió Lucas Llach, vicepresidente del Banco Central (BCRA) para graficar el impacto que la tecnológica está teniendo en el sector financiero local, donde ya funcionan 30 empresas de banca online nacionales e internacionales. "El país está viviendo ya la revolución fintech", subrayó el funcionario.

La decisión del BCRA de no regular por el momento a las fintech encuentra coherencia en las palabras del Llach. "Nosotros tenemos la teoría de los tomates. ¿Qué significa? Que primero dejamos desarrollar los tomates, para distinguir si hay fruto o maleza. Luego de definir eso, ahí sí aplicaremos una regulación adecuada, pero antes dejaremos crecer el ecosistema", explicó.

La tecnología baja costos y permite incluir a aquellos que están excluidos. Además, para los bancos es más barato adquirir un cliente y para los usuarios es más simple. "Pero, para la inclusión financiera, siempre tiene que haber algo que le sirva a la persona y crédito claramente es algo que atrae", destacó Llach. "Hay que hacer cosas interactivas para que interactúen los bancos con las fintech. Hay que construir un ecosistema, y para eso tenemos una mesa de innovación", acotó.

El vicepresidente del BCRA formuló estas opiniones en el contexto del panel "Fintech en aumento", realizado en el evento Argentina Summit, organizado por el semanario The Economist, en el que también estuvieron Sebastián Serrano, fundador de Ripio y Alejandro Cosentino, CEO y fundador de Afluenta. La moderación estuvo a cargo de Fiona Mackie, directora regional para América Latina de Economist Intelligence Unit.

A su turno, Cosentino señaló que es muy acertado lo comentado por Llach. "Tenemos experiencias con muchos reguladores. Lo que cuenta Lucas sobre la teoría de los tomates es un principio sano, porque no se puede regular aquello que no se conoce. Con lo cual las autoridades pueden ayudar con eso", comentó el ejecutivo.

Claro que, como ocurre en todos los sectores, toda innovación se desarrolla a partir de inversiones. "Por el lado de recursos humanos hay buenos talentos para programación, pero una fintech no es solo programación. Es difícil encontrar talento fintech, porque existe talento tecnológico y financiero, pero es raro tener la combinación de las dos", explicó Cosentino.

Todo crédito conlleva riesgo de mora, pero están mitigados a través de una buena información crediticia que recolectamos en el sistema. Además, tenemos nuestros propios algoritmos que nos permiten establecer un score de pago distinto.

Los panelistas coincidieron en que no se puede pensar en un sector fintech creciendo de la noche a la mañana muy agresivamente. Hay que tener en cuenta que hoy en la Argentina solo 50% de la población está bancarizada (contra 68% de Brasil, por ejemplo). Para Cosentino, el país está por el buen camino, pero se perdió mucho tiempo, porque en el mundo se viene desarrollando desde hace una década y aquí desde hace apenas dos años.

Uno de los casos que nació al calor de la revolución fintech que se da en el país es Ripio, una billetera digital "made in Argentina". Serrano, uno de sus fundadores, adelanta que ahora están construyendo la primera red de crédito descentralizada. "Conectamos pares que necesitan crédito con los que pueden otorgarlo, a escala global", contó.

Al igual que Llach y Cosentino, Serrano también se entusiasmó con el momento que están viviendo las fintech en el país. "Buenos Aires es uno de los hubs de tecnología blockchain (cadena articulada), con más de treinta empresas, algunas de las más importantes del mundo. Este polo empieza a enamorar", opinó el joven empresario.

La tecnología blockchain o redes de criptomonedas pueden ayudar mucho al consumidor local. Tiene la naturaleza de ser completamente global, entonces reduce mucho el costo de remesas (uno de los usos más comunes en México), achican los costos de pagos online y sirven para compras de activos digitales.

Las fintech ya son una realidad en la Argentina y, como los tomates con los que ejemplifica Llach, tendrán que crecer de manera sana para separarse de la maleza. Tiene un factor crucial a favor: el BCRA ya mostró que está de su lado al tomar la decisión en octubre del año pasado de no regularlas por el momento. Ahora están en ellas demostrar si menos trabas se traducen en mayor velocidad de desarrollo.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.