Lollapalooza: Liam Gallagher calentó la previa del festival que empieza hoy

La infección respiratoria que lo aqueja desde hace días lo acompañó durante su sideshow de anteanoche; hoy, en el Hipódromo de San Isidro, Red Hot Chili Peppers, Camila Cabello, Imagine Dragons y Chance The Rapper, entre otros
La infección respiratoria que lo aqueja desde hace días lo acompañó durante su sideshow de anteanoche; hoy, en el Hipódromo de San Isidro, Red Hot Chili Peppers, Camila Cabello, Imagine Dragons y Chance The Rapper, entre otros Crédito: Guido Adler
Joaquín Vismara
(0)
16 de marzo de 2018  

Hoy comienza la quinta edición del Lollapalooza, el festival creado por Perry Farrell en 1991, convertido primero en evento itinerante y ahora en marca global. Por primera vez, su versión local contará con tres jornadas, lo que se traduce en cien artistas repartidos en cinco escenarios a lo largo y ancho del Hipódromo de San Isidro. Red Hot Chili Peppers, Imagine Dragons, Royal Blood y Chance the Rapper serán el plato fuerte de hoy, mientras que el británico Liam Gallagher se perfila como uno de los números destacados de mañana.

Conocido por haber sido el vocalista de Oasis, la banda que compartió entre riñas y conflictos públicos con su hermano Noel entre 1991 y 2009, Gallagher publicó su debut solista, As You Were, a fines del año pasado. Entre baladas con aires beatle y cimbronazos guitarreros, el disco buscó poner al cantante en el lugar que no pudo ocupar con Beady Eye, la banda que formó con sus excompañeros de Oasis tras la dimisión de su hermano: mantener vivo el legado del grupo que le permitió saltar sin escalas de los barrios bajos de Manchester al estrellato global.

Bastante de ese espíritu se vivió el miércoles por la noche en el DirecTV Arena, donde Gallagher se presentó en la apertura de los sideshows del Lollapalooza. Al frente de una banda de sesionistas que incluye exintegrantes de Kasabian y Babyshambles, Liam atizó el fuego con "Rock 'n' Roll Star" y "Morning Glory", dos himnos de Oasis de combustión instantánea que se mecharon sin solución de continuidad con "Greedy Soul" y "Wall of Glass", de su propia cosecha.

Fuente: LA NACION

Conocido por ser un cantante con más garra que técnica, la voz de Gallagher comenzó a demostrar señales de avería a partir del tándem de "Paper Crown" y "Bold", dos baladas acústicas que demandaban un grado de sutileza que le fue imposible alcanzar. Ya a la altura de "For What It's Worth", Liam no podía disimular su frustración al tener que ceder el protagonismo al público, víctima de una infección respiratoria que acarrea desde hace más de una semana, según se encargó de aclarar en Twitter horas después del show.

A pesar del parte médico, y consciente de que debía dar lo mejor posible de sí cuando ya no hay excompañeros que puedan atajar el peso, Gallagher redobló la apuesta con otras dos canciones de Oasis: "Some Might Say" y la emotiva "Slide Away", dos tiros por elevación dirigidos al público más fiel de la banda de Manchester. "Come Back To Me" y "You Better Run", ambas de As You Were, se sirvieron del calor real y metafórico de sus antecesoras como una suerte de recordatorio de que, aun sin su hermano a su izquierda guiando todo desde su guitarra, Liam todavía puede ostentar sus credenciales rockeras.

Como para cortar decibeles, "Universal Gleam" permitió flanquear al menos por un rato los terrenos de la psicodelia acústica, justo antes de que "Be Here Now" apelase una vez más a la memoria emotiva del público, al tratarse de la canción que abrió el primer concierto de Oasis en Buenos Aires en el Luna Park, en marzo de 1998. Con su voz ya pidiendo pista, Gallagher encaró el tema final de la noche con un gesto indisimulable de displicencia. "Wonderwall", el hit que lo llevó de los pubs a los estadios de todo el mundo, se convirtió en un fogón involuntario en el que fueron los fans los encargados de llevar la voz cantante, sin metáfora alguna.

Tras algunos minutos de descanso, Liam y su banda volvieron al escenario del DirecTV para una versión abrasiva de "Supersonic", el primer single de Oasis, y todo volvió a su lugar, al menos por un rato.

Pero poco después, con la banda ya inmersa en "Cigarettes and Alcohol", Gallagher terminó por tirar la toalla y arrojó su micrófono al campo, mitad abatido y mitad como un trofeo compartido entre los coprotagonistas de la jornada. Ya desde la comodidad de su habitación de hotel, el cantante entró a su red social predilecta para pedir disculpas, explicar su cuadro médico y agradecer una vez más al "mejor público de todos". El sábado, a las 19.30, tanto él como sus fans tendrán revancha.

Hoy tocan

Red Hot Chili Peppers (22), Camila Cabello (22), Imagine Dragons (20.30) y Chance The Rapper (19.30) Antes y en los escenarios Main Stage 1 y 2, Alternative y Perry's: Dante (15.45), Miranda! (15), Las Pelotas (16.35), Batalla de Gallos (16.20), Spoon (17.30), Anderson Paak (17.30), Royal Blood (18.30) y Zara Larsson (19.30), entre otros. En el Hipódromo de San Isidro, Av. Márquez y Av. Santa Fe.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.