0

Del Tevez folclórico al Tevez sin códigos

Claudio Cerviño
Claudio Cerviño LA NACION
Cardona y Tevez, protagonistas en la noche sin luces de Boca
Cardona y Tevez, protagonistas en la noche sin luces de Boca Fuente: AFP
0
16 de marzo de 2018  

Una cosa es el Tevez folclórico y otra el Tevez sin códigos.

El Tevez del "very díficul" y del "todo volvió a la normalidad" es un personaje hasta divertido que, por su estilo, muchas veces llega a tener cierta protección mediática y complicidad en la gente en patinadas profesionales groseras, como mostrarse en fotos tomando champagne con barras de La 12 o causar una seria lesión a un rival.

El Tevez que vigilantea a un compañero le hace más daño a Boca que el hecho de ser intrascendente en una final con River, esa que el hincha xeneize no quería perder en tiempos dulces y de larga permanencia en lo alto de la tabla del torneo de Primera, hoy Superliga.

En un diálogo sin filtro (a su estilo) con La Red, Tevez hizo hincapié en el "error tonto" de la infracción del penal y en otro error por "no frenar y después largar" al jugador de River en la jugada del segundo gol. El protagonista de ambas situaciones fue el colombiano Edwin Cardona, un exquisito jugador no exento de cometer torpezas ni de emular involuntariamente a Peter Reid, el volante inglés que largó a Maradona en el Mundial 86.

¿Había necesidad? Ninguna. El Jugador del Pueblo debiera ser ante todo El Jugador del Vestuario. Y mirarse de paso un poco para adentro: ese moretón, figurativamente, quizá sea producto de no haber advertido la viga en el ojo propio en una noche sin alma.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.