El Gobierno aspira a que el turismo compense los puestos que pierde la industria

Macri acordó con el ministro de Turismo, Gustavo Santos, poner una meta de 9 millones de turistas extranjeros y 70 millones de turistas nacionales para 2019
Macri acordó con el ministro de Turismo, Gustavo Santos, poner una meta de 9 millones de turistas extranjeros y 70 millones de turistas nacionales para 2019 Fuente: Archivo - Crédito: Mauro V. Rizzi
Mariano Obarrio
(0)
15 de marzo de 2018  • 19:58

En un contexto de estancamiento de inversiones productivas, el gobierno de Mauricio Macri agregó a la actividad del turismo como uno de los pilares de la estrategia política y electoral para intentar la reelección en 2019 y la puso en un pie de igualdad con las obras públicas y con una agenda social para debatir la despenalización del aborto y la igualdad de género orientada a retener al electorado progresista.

Según confiaron a LA NACION altas fuentes de la Casa Rosada, el Presidente apuesta a alcanzar con el turismo las inversiones y la creación de empleo que hasta ahora no le está dando el sector industrial, con el cual busca superar un reciente conflicto por ese tema.

"El Presidente busca apuntalar el crecimiento de la economía y para eso el turismo es clave, es casi un segundo ministerio de la producción", dijo a LA NACION una alta fuente del Gobierno con miras en la próxima campaña electoral de Cambiemos.

Mauricio Macri, sobre el turismo en el país

1:43
Video

En las últimas semanas, Macri acordó con el ministro de Turismo, Gustavo Santos, poner una meta de 9 millones de turistas extranjeros y 70 millones de turistas nacionales para 2019.

En 2017, explotó la actividad. Ingresaron al país 6.668.000 de turistas de otros países. Si se cumplen los objetivos de Macri y Santos, el turismo receptivo del exterior habrá crecido un 34,9%. En tanto, el turismo interno fue en 2017 de 52 millones de viajes, con lo cual la suba sería de 34,6%.

Los números que registró el turismo en los primeros dos años alentaron al jefe del Estado a pensar en complementar el empleo en las fábricas con más turistas.

Santos, de 61 años, viejo dirigente radical de Córdoba e hincha del Club Atlético Talleres, se desempeñó como ministro de Turismo del gobernador peronista Juan Schiaretti. Es un apasionado del turismo y del fútbol y sostiene que los empleos que la robótica le va a quitar a la industria, en los próximos años en el mundo, los va a absorber la actividad turística.

Con los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Desarrollo Social, Carolina Stanley, busca capacitar a una franja importante de beneficiarios de planes sociales para insertarlos en ese mercado.

"El turismo está en expansión en el mundo y tenemos que aprovecharlo. En 1950 había 50 millones de turistas en el mundo, en 2016 hubo 1200 millones y en 2030 serán 1800 millones", señaló Santos, consultado por LA NACION. "Será una actividad sustitutiva de puestos de trabajo", enfatizó.

En pleno estancamiento de las exportaciones de productos argentinos -en 2018 solo crecería de U$S 58.000 millones a 62.000 millones-, Santos asegura que el turismo es el cuarto complejo exportador, por encima del sector carne, cuero, lácteos, petrolero-petroquímico y la frutihorticultura.

Las exportaciones en turismo es el gasto de los turistas extranjeros en el país y creció un 6,2%, al tiempo que representó un 7.7 % del total de las exportaciones.

Los extranjeros dejaron en la Argentina U$S 4950 millones y gastaron otros 460 millones en pasajes aéreos. Los que llegaron por vía a aérea gastaron U$S 3124 millones y el resto corresponde a los que ingresaron por tierra y por mar.

Por avión llegaron 2,6 millones de personas, por agua 1 millón y por tierra 3,1 millones. Los que arriban por vía aérea, de Europa, China, Japón o los Estados Unidos, gastan más que los otros.

La obra pública, la otra gran actividad a la que apuesta Macri, totalizará 270.000 millones de pesos en 2018, según el presupuesto, de los cuales 35.000 millones llegarán por medio del programa de participación público privada (PPP).

Según Santos, el turismo ocupa a 1,09 millones de personas, el 5,4% del total del empleo nacional, y el empleo privado registrado en hoteles y restaurantes totalizó 270 mil puestos de trabajo en 2017 (1,8% más respecto a 2016). El gran problema del turismo es el trabajo en negro: un 40%. Santos buscará blanquear en forma gradualista toda la informalidad junto al Ministerio de Trabajo.

El ministro informó que los vuelos internacionales llegan a 12 provincias de tal modo que el 92% aterrizaron en Ezeiza y el 8% en el interior.

Los viajeros de cabotaje en 2017 fueron un record de 13 millones y desde 2015 aumentaron el 36%. Con la apertura aerocomercial, el 14 de febrero Norwegian inauguró la ruta Londres-Buenos Aires con cuatro vuelos semanales, y Latam comenzó a volar desde Quito y desde Lima. Desde marzo, Ethiopian también llegará al país. Desde abril, arribarán Avianca, Air Canadá, Air Europa, Azul, KLM y Edelweiss.

El gasto de turismo interno proyectado al total de la población fue de 150.000 millones de pesos en 2017. En inversiones privadas, Santos señala que hubo más de 60 mil millones de pesos el año último, con la construcción de 110 hoteles en todo el país e inversiones públicas de 2000 millones de pesos.

Las inversiones en el resto de los rubros en el país aumentaron sólo el 11% en 2017 y se proyecta un 10,5% para 2018 en términos reales. Ante la lentitud de la llegada de capitales en otros rubros, el turismo se convirtió en la nueva niña bonita de Macri.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.