0
srcset

Viajes

Un plan simple: caminar desde Tierra del Fuego hasta Alaska

Daniel Flores
0
18 de marzo de 2018  • 00:00

El hombre tira de un carro con cuatro ruedas por la banquina del kilómetro 420 en la ruta provincial 226. Se dirige hacia Bolívar aunque de cara al tránsito que va en dirección contraria. Cada camión que pasa le toca bocina en modo saludo y él responde con la mano derecha en alto.

Se llama Martín Echegaray Davies y tiene 60 años. Los camioneros no lo saben pero, al mediodía del miércoles 14 de marzo, lleva caminados 3779 kilómetros con el carro a cuestas.

Salió de la bahía Lapataia, Tierra del Fuego, el martes 31 de octubre. En cuatro meses y medio no hizo más que andar en solitario por toda la Patagonia y atravesar La Pampa hasta este punto de la provincia de Buenos Aires.

Tiene un plan que ni el más imaginativo camionero, en esos pocos segundos que lo cruzan y saludan extrañados por la ruta 226, sospecharía jamás. Echegaray Davies piensa caminar y caminar hasta llegar a Alaska.

Caminata las Tres Américas

Martín Echegaray Davies vive en Trelew y es descendiente de los primeros colonos galeses en poblar la Patagonia
Martín Echegaray Davies vive en Trelew y es descendiente de los primeros colonos galeses en poblar la Patagonia Crédito: Daniel Flores

La llama Caminata las Tres Américas. La primera etapa contempla recorrer por completo la Argentina, tocando todas las capitales provinciales y la ciudad de Buenos Aires. Estima unos 9200 kilómetros. Hasta el extremo norte del continente serían 28.000 y calcula que podría alcanzar la meta en tres años.

Espera llegar a La Plata a fin de este mes, pero se reserva otros detalles del itinerario. "Aunque uno tiene un plan después surgen modificaciones y no queda bien decir que va a hacer algo y después hacer otra cosa. Pero sigo pensando que voy a llegar a Alaska. Para achicarse hay tiempo", aclara mientras enjuaga un termo en la banquina, sin apuro.

Echegaray Davies es de Trelew, nacido y criado. Descendiente de galeses y vascos, como se puede inferir no solo por los apellidos sino por las banderas que adornan el carro.

Tiene esposa, tres hijos y seis nietos. "La familia, muy bien", resume cuando se le pregunta qué opinan de su proyecto. En Trelew trabajaba como jagüelero, reparando molinos y alambrados rurales.

La ascendencia galesa es clave para esta travesía: Martín asegura que lo inspiró la marcha de aquellos 153 colonos galeses que en 1865 arribaron a bordo del velero Mimosa al Golfo Nuevo y desde allí anduvieron en busca de agua hasta el Valle de Chubut. "La tradición galesa es caminar cantando. Yo no sé cantar en galés, lamentablemente. Mi abuela salió renegada y no mantuvo el idioma. Pero puedo caminar, eso sí".

Emblemas del viaje

El "carricatre pilchero", como lo llama Echegaray Davies, pesa 180 kilos,.tiene cuatro ruedas de moto y las banderas de Argentina y Gales
El "carricatre pilchero", como lo llama Echegaray Davies, pesa 180 kilos,.tiene cuatro ruedas de moto y las banderas de Argentina y Gales Crédito: Daniel Flores

Lleva camisa colorada, corbata y boina. Eso es parte de lo que llama la atención en la ruta, en las estaciones de servicio, en cada pueblo al que ingresa, incluso antes de que se sepa nada de la Caminata de las Tres Américas. "Uno se pone corbata y ya entra en cualquier parte de otra manera", dice. La corbata tiene una historia más bien simple: se la regalaron unos choferes de una empresa de micros, se la probó y quedó como un emblema del viaje.

También despierta curiosidad el carro. Él le dice Carricatre Pilchero. Lo diseñó y construyó, pero también debió modificarlo en el camino. Partió con cuatro ruedas de bicicleta, que pronto tuvo que cambiarlas por las actuales, de moto, más resistentes. Además, hubo que adaptar el tren delantero para mejor arrastre y menor desgaste de cubiertas. Le puso un arnés que le permite avanzar con las manos libres y saludar a los camiones sin detenerse. Siempre lo ayuda algún mecánico, un herrero, un vecino que se da maña.

Cada tanto, aprovecha una balanza camionera para controlar el peso. Salió con 140 kilos y hoy, en parte por algunos regalos recibidos (como un anafe), marca 180. "Demasiado, voy a tener que vaciar un poco", estima quien ya dejó prácticamente todo para caminar de Ushuaia a Alaska.

En el carro carga algo de comida enlatada, un inflador y la carpa en la que durmió la mayoría de las noches desde octubre. Por ahí, lo invitan a descansar en alguna casa. Más seguido le proveen comida, una ducha caliente, la posibilidad de lavar la ropa, como un par de días atrás lo hizo una señora en Trenque Lauquen. A veces le dan algo de dinero. Otra mujer, en La Pampa, le preguntó: "¿Se ofende si le ofrezco esto?", extendiéndole un billete de 50. "Y la verdad que no, ¿cómo me va a ofender? Al contrario, me ayuda. No tengo fortuna. Lo único que no acepto es que me lleven en camión. ¡Todo el tiempo los camioneros me preguntan si quiero que me lleven! Siempre les agradezco, ¿pero cuál sería la gracia?".

Fotos en el camino

Tiene un ritual: con muchos de los que se acercan a saludarlo o a preguntarle qué es lo que está haciendo con ese extravagante carro por la ruta, Echegaray Davies se saca una foto, que a las pocas horas publica en su Facebook (buscarlo por su nombre o por Caminata las 3 Américas). "No me interesa mostrar los paisajes, me gusta sacar fotos de toda la gente que voy conociendo".

En el Carricatre Pilchero también guarda un cuaderno y un anotador. Al cuaderno le dice bitácora y lo hace firmar y sellar en la secretaría de Turismo o de Deportes de cada capital que visita, para tener una validación oficial.

En el pequeño anotador azul, marca Norte, registra datos del viaje: lugares, horarios, distancias, nombres. "Miércoles 14/3, 13.20. Ruta 226. Periodista de La Nación", escribe prolijo. No le va a alcanzar para tres años.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.