Sin Lima no hay paraíso

(0)
16 de marzo de 2018  

La verdad es que nadie entiende todo este vulgar espectáculo, desproporcionado y ridículo, que quieren montar con motivo de la Cumbre de las Américas y la asistencia de Nicolás Maduro a este acto tan protocolar al que, como es debido, se acude mediante previa invitación del país sede y de común acuerdo con los organizadores.

No se trata de una obligación inalterable en la que el país sede no tiene ni arte ni parte, pues, si vamos a ver, la lógica y la diplomacia condicionan el escenario. En estos casos, los tiempos y los momentos políticos desempeñan un papel fundamental porque si, pongamos por caso, en la antesala de una cumbre se produce un golpe de Estado, el panorama cambia drásticamente. ¿Está obligado el país anfitrión a recibir a tamaño golpista? ¿Se le hacen honores militares y se le rinden las complacencias de rigor?

Desde luego que el asalto al poder mediante un golpe militar afecta la invitación previa que se ha enviado a un país que, en el mejor de los casos, se supone era democrático a menos que se demuestre lo contrario. En el caso de Venezuela se entiende que existan determinadas normas escrupulosas, ciertas malolientes prácticas contra la democracia que hacen obligatorias la precaución de la presencia en la Cumbre de las Américas del representante de nuestro gobierno.

No se trata de Maduro en sí que, vaya suerte la nuestra, se empeña en ir adonde no lo quieren. Es el escándalo propagandístico que se monta cada vez que se convoca a una Cumbre de las Américas y surge, aupado por los cubanos y otros de sus socios crematísticos, un tema o una estratagema que sirve para convocar a "los pueblos de América" a reunirse y rechazar automáticamente a alguien al cual es muy posible que el "pueblo" ni siquiera se imagina quién es.

El Universal - Venezuela

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.