0

Sin respiro, el presidente de Perú enfrentará un nuevo juicio político

El presidente de Perú será sometido por segunda vez en tres meses a un proceso de destitución en el Congreso, la semana próxima
El presidente de Perú será sometido por segunda vez en tres meses a un proceso de destitución en el Congreso, la semana próxima Fuente: Reuters
0
16 de marzo de 2018  

LIMA.- Una sensación de déjà vu recorre la política peruana. El presidente Pedro Pablo Kuczynski enfrentará su segundo juicio político en solo tres meses, acusado exactamente de los mismos cargos y con la posibilidad latente de que sea destituido.

El futuro de Kuczynski quedó una vez más en manos del Congreso, de mayoría opositora, que votó con 87 votos a favor, 15 en contra y 15 abstenciones la moción para el juicio por "incapacidad moral".

Kuczynski, un empresario y banquero de 79 años, es acusado de haber mentido sobre sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht , que admitió haber pagado sobornos a políticos peruanos por contratos de obra pública, como sucedió en otros países.

El pedido de destitución "lleva a una real destrucción de la imagen de un país que se ha construido democráticamente con reglas claras", dijo la primera ministra peruana, Mercedes Aráoz.

El juicio fue establecido para el próximo jueves, y comenzará con la presentación de Kuczynski para hacer su descargo, seguido de un debate legislativo y la votación, en un calvario para el presidente idéntico al de diciembre pasado.

"Fue admitida la moción de vacancia" presidencial, dijo el jefe del Congreso, el opositor Luis Galarreta. Para que la vacancia o destitución sea finalmente aprobada se requieren 87 votos, los mismos que consiguió la moción ayer.

"No tengo nada que ocultar y estoy dispuesto a declarar con total transparencia ante las instancias correspondientes", dijo ayer Kuczynski en su cuenta de Twitter. "Me voy a defender y no renunciaré", había dicho la semana pasada.

El Congreso peruano decidirá el 22 de marzo si destituye a Kuczynski

1:32
Video

Kuczynski está en el ojo del huracán desde que en diciembre, Odebrecht reveló que había pagado casi cinco millones de dólares por asesorías a empresas ligadas a él mientras era ministro del presidente Alejandro Toledo (2001-2006).

El mandatario se salvó de ser destituido en el juicio de diciembre. La moción había sido impulsada por el partido de Keiko Fujimori, pero fracasó por la sorpresiva abstención de diez legisladores encabezados por Kenji, el hermano díscolo de Keiko.

Tres días después, Kuczynski indultó a Alberto Fujimori, padre de Keiko y de Kenji, preso por delitos de lesa humanidad. Así consolidó las sospechas de que había negociado su continuidad a cambio de la libertad del patriarca del clan más poderoso del país.

En un caso relacionado, Kuczynski respondió ayer en el palacio de gobierno un interrogatorio conducido por el fiscal que investiga un presunto soborno de Odebrecht a Toledo, cuya gestión lo tuvo como funcionario clave.

Fue en esos días también que Westfield Capital, la consultora privada de Kuczynski, recibió pagos por asesorías de Odebrecht.

Si bien fue una operación en regla, la oposición se basó en ese viejo conflicto de interés y en los intentos de Kuczynski por ocultarlo, para presentar su causa contra el presidente.

Si Kuczynski dejara el poder sería el cuarto presidente peruano destituido por "incapacidad moral" desde la fundación del país, en 1821.

Agencias AP, AFP y Reuters

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.