0

Presionado por sus principales aliados, Trump impone más sanciones a los rusos

Washington castigó a 19 personas y cinco entidades, entre ellas, las agencias de inteligencia del Kremlin
Rafael Mathus Ruiz
0
16 de marzo de 2018  

WASHINGTON.- Estados Unidos impuso las sanciones más duras a Rusia por sus ciberataques a su "infraestructura crítica" y su intento por interferir en las elecciones presidenciales de 2016, que llevaron a Donald Trump a la Casa Blanca, una decisión que elevó la presión sobre el gobierno de Vladimir Putin y tensó aún más el maltrecho vínculo entre Washington y Moscú.

La decisión marcó un fuerte giro por parte del gobierno de Trump, que había eludido aplicar sanciones al Kremlin por el manoseo de la campaña presidencial, y había ninguneado la noción de que Moscú intervino a su favor, una acusación que tildó de "farsa".

Cuando faltan meses para sus primeras elecciones legislativas como presidente, Trump enfrentaba una creciente presión, interna y externa, para responder y poner límites a las agresiones de Putin.

La ofensiva llegó luego de que Gran Bretaña, aliado histórico de Estados Unidos y uno de sus socios más importantes, acusó a Moscú del ataque con un gas letal al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia, en Salisbury, en el sur de Inglaterra, y la primera ministra británica, Theresa May, ordenó expulsar a 23 diplomáticos rusos.

"Hablé con la primera ministra y estamos en discusiones profundas. Una situación muy triste. Ciertamente parece que los rusos estuvieron detrás de esto. Algo que nunca debería suceder. Y nos lo tomamos muy en serio, como, creo, lo hacen muchos otros", dijo Trump, ayer, en el Salón Oval, donde recibió al premier irlandés, Leo Varadkar.

La Casa Blanca había cajoneado el duro paquete de represalias aprobado por una abrumadora mayoría en el Congreso para castigar a Putin por su injerencia política, una acusación que el Kremlin siempre negó, en medio de las advertencias de la comunidad de inteligencia sobre los ataques. El Departamento de Justicia había acusado formalmente a 13 ciudadanos rusos y tres organizaciones de desplegar una campaña de desinformación en el país desde una "fábrica de trolls" en San Petersburgo.

El anuncio llegó a la par de un atípico y durísimo comunicado conjunto de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania contra Putin, en el que "aborrecen el ataque de Salisbury, el primero con un gas letal en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial", que califican como un "asalto" a la soberanía británica. La ofensiva marcó el mayor punto de tensión global entre Occidente y Moscú desde la Guerra Fría.

El Departamento del Tesoro, al anunciar las sanciones, mencionó el ataque a Skripal como un signo de la conducta "imprudente e irresponsable" de Putin.

El Tesoro impuso sanciones financieras contra 19 individuos y cinco entidades rusas, entre ellas, las agencias de inteligencia del Kremlin. Los blancos incluyen a las tres organizaciones y los 13 ciudadanos acusados por el fiscal especial Robert Mueller, que lleva la investigación del Rusiagate, la cual Trump y su círculo han buscado socavar y llamado una "caza de brujas". Altos funcionarios oficiales anticiparon que habrá más sanciones.

El Tesoro fue más allá del supuesto manoseo ruso en la política norteamericana al indicar que, al menos desde marzo de 2016, el Kremlin ha digitado ciberataques a entidades gubernamentales norteamericanas y a "múltiples sectores de infraestructura crítica" del país, incluidas instalaciones energéticas, nucleares y comerciales, el agua, la aviación y "sectores manufactureros críticos", indicó el Tesoro.

Además, el gobierno norteamericano también impuso sanciones contra Moscú por el "ciberataque más destructivo y costoso de la historia", con un virus, llamado "NotPetya", que interrumpió significativamente el envío, comercio y producción de medicamentos, y golpeó a hospitales en Estados Unidos.

Mueller apunta al imperio Trump

La investigación del Rusiagate dio un paso más hacia el Salón Oval. El fiscal especial, Robert Mueller, a cargo de la pesquisa que intenta dilucidar si la campaña de Donald Trump conspiró con el Kremlin en la última elección presidencial, solicitó documentación por primera vez a la Organización Trump "relacionada con Rusia", según reveló The New York Times. El pedido representa el salto más claro de la investigación sobre el círculo íntimo de Trump, quien había dicho que una intromisión en sus negocios familiares representaba una "línea roja".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.