Suscriptor digital

El humor social sube y baja según la inflación y los sueldos

Carlos Pagni
Carlos Pagni LA NACION

El análisis de Carlos Pagni

18:53
Video
(0)
16 de marzo de 2018  • 00:41

A continuación, sus principales conceptos:

  • Que la inflación de febrero haya sido del 2,4% es una noticia incómoda para el Gobierno porque hizo de esta lucha el centro de su oferta política.
  • Ahora hay que enfrentar el problema que se sospecha que no se va a poder alcanzar la meta inflacionaria que se puso para este año, que es del 15%. Para algunos, esta es una meta inverosímil.
  • El Gobierno apuesta al segundo semestre, donde no va a haber tantos aumentos de precios regulados como en el primero.
  • La expectativa oficial es que haya un promedio de 1,5% para todo el año, lo que daría una inflación de entre el 17 y 18%, que no sería el 15% de la meta pero tampoco el 20% que calcula el mercado.
  • La inflación es una enfermedad que hay que derrotar pero hay una dificultad central en este programa gradualista que es que el Gobierno quiere combatir la inflación sin renunciar al crecimiento.
  • El Gobierno no quiere ni puede llevar un esquema distinto y más abrupto que incluya recesión y desempleo.
  • Hay un cuadro que circula entre los mensajes de WhatsApp de los funcionarios que analiza el salario real de la población en función de la inflación y los sueldos.
  • Esta parecería ser la piedra filosofal porque les explica por qué el humor social sube y baja y, entonces, podría haber una correlación entre el aumento y caída del salario real y los votos. Si esto es así, la lucha contra la inflación es vital.
  • La lógica económica es, entonces, preservar el salario real para mantener el consumo y garantizar el nivel de crecimiento.
  • Por consiguiente, se da una revolución conceptual: pactar salarios con arreglo a la expectativa de inflación futura.
  • El año que viene es electoral por lo que este cuadro es central y tienen que pensar la economía y la política como variables cruzadas para que el salario real esté por encima de la inflación todo el año.
  • El crecimiento se impulsa por consumo e inversión, que debe ser privada y para eso hay que bajar los costos, principalmente el costo fiscal y el del Estado.
  • Gran parte de este gasto se lo lleva el sistema de salud y, sobre todo, los medicamentos. Por eso, decidieron cartelizar la demanda, es decir que compran juntos el PAMI, la Superintendencia de Salud, el Ministerio de Salud y ahora van a sumar a IOMA y al sistema de salud bonaerense convirtiéndose en un cliente más poderoso a la hora de negociar.
  • Un ejemplo de esto se da con los remedios para la hemofilia dado que hay un laboratorio internacional que ofreció esta medicación un 80% más barato.
  • Ahora en cuanto a los medicamentos oncológicos que inciden más en el humor social, Cecilia Loccisano -la esposa de Jorge Triaca- organizó una licitación. Después la apartaron por ser la mujer del ministro. Hay que ver cómo sigue la pulseada con los laboratorios.
  • Esto muestra a un Macri que está dando peleas interesantes con miras al futuro y ya no son peleas con Cristina. Son peleas que lucen menos, son más resbaladizas y hablan de una nueva agenda. Estas peleas pagan menos políticamente porque son más difíciles de explicar y tienen menos rating.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?