0

Edha, un ambicioso relato de venganza que sufre por su superficialidad

Delfina Chaves y Juana Viale, madre e hija en Edha, la primera serie original argentina de Netflix
Delfina Chaves y Juana Viale, madre e hija en Edha, la primera serie original argentina de Netflix
Paula Vázquez Prieto
0
16 de marzo de 2018  • 11:47

Edha (Argentina, 2018). Creador: Daniel Burman. Director: Daniel Burman. Guionistas: Marta Betoldi, Fernando Castets, Daniel Cúparo, Virginia Martínez, Mario Segade. Elenco: Juana Viale, Andrés Velencoso, Sofía Gala Castiglione, Osmar Núñez, Pablo Echarri, Delfina Chaves, Daniel Hendler, Julieta Zylberberg. Disponible en Netflix. Nuestra opinión: Regular

La primera serie argentina para Netflix , creada y dirigida por Daniel Burman , tiene algunas de las constantes de su cine perdidas en una narrativa dispersa que parece querer contenerlo todo y termina perdiendo mucho. En ese sentido, los primeros episodios de Edha delinean un producto de lo más extraño: una ficción que conjuga la ambición de relato clásico, de obsesiones y venganzas (afectada por actuaciones muy dispares), con la inserción de tópicos de agenda pública que nunca pasan de ser un mero elemento de color local.

Filmada en una Buenos Aires abstracta, construida en vistas aéreas como postales en movimiento, Edha propone dos espacios diferenciados: el mundo de la moda y la alta costura y el territorio lindante al trabajo precario y los talleres clandestinos. De allí se desprenden sus protagonistas: la diseñadora excéntrica y algo caprichosa que interpreta Juana Viale , su sino familiar, su padre ambicioso, un negocio que combina el glamour y los manejos dudosos; y el buscavidas al que da vida Andrés Velencoso, vendedor itinerante, atado a deudas y amores culpables, obsesionado con una venganza personal.

EDHA - Trailer (Netflix)

1:25
Video

Como suele ocurrir en los mundos de Burman, los personajes se definen por recurrencias, por acciones que se tornan casi reflejos y que definen los aspectos claves de su carácter. Pero aquí todo se revela impostado y superficial: la obsesión de Edha con el suicidio de su madre (que encuentra en las escenas con la Odette de Inés Estévez sus mejores momentos), la de su padre con su propia impunidad casi grotesca, incluso la de Teo y esa herida de clase y orgullo que lo lleva al encuentro con Edha. La voz en off, que podía ser útil en el primer episodio de presentación, se torna inoperante y tediosa, incapaz de ofrecer matices o contradicciones sobre esos universos en conflicto.

Edha: quién es quién en la nueva serie de Netflix

2:02
Video

A diferencia del factor judío, recurrente en la obra de Burman y que aquí apenas se gesta como una anécdota en la disciplina y el rezo de las costureras, el territorio que tiene cierto relieve es en el que se mueven los adolescentes. La joven Elena, a la que Delfina Chaves le brinda una calidez no exenta de ambigüedad, se interna en el mundo de los adultos entre la inesperada aparición de su padre y un amor secreto y prohibido. El territorio de la ley, el submundo del crimen y la banalización del arte performativo no dejan de ser accidentes de los que se vale la historia, atada a los lugares comunes de ese conservadurismo genérico que Burman ha sabido aprovechar otras veces (sobre todo en sus comedias) y que aquí lo aprisionan hasta la asfixia.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.