La francesa Paule Ka llegó a Buenos Aires

El prêt-à-porter de una firma bien parisiense
El prêt-à-porter de una firma bien parisiense Fuente: LA NACION - Crédito: Victoria Gesualdi/AFV
(0)
17 de marzo de 2018  

Con un desfile, abrió las puertas de su tienda en Recoleta; el representante de la firma es Roberto Devorik

La emblemática tienda francesa de la rue Saint-Honoré, Paule Ka, desembarcó en Buenos Aires. El miércoles pasado abrió las puertas de la nueva boutique en la Av. Alvear al 1400 y lo hizo con un desfile que se enmarcó en la grilla de shows de Designers Buenos Aires FW2018 y con un cóctel al que concurrieron Cecilia Zuberbuhler, Flavia Palmiero y Araceli González, Teresa Calandra, Julieta Kemble, entre otras figuras, además de la actriz franco-española Astrid Bergès Frisbey, embajadora de la marca.

.
.

Pisos de mármol, iluminación cálida, cortinados, sillones de terciopelo y un frondoso jardín al fondo definen la estética del local. Entre los percheros, de corte minimalista, durante la presentación se abrió una pasarela. En el desfile se mostraron modelos prêt-à-porter como tailleurs de caída impecable, blusas estampadas con moños y volados, transparencias y detalles metalizados.

Paule Ka nació en 1988 de la mano de Serge Cajfinger, quien estuvo durante tres años en la firma y tras veinte años de distancia, en este 2018 volvió a asumir la dirección artística para la creación de la colección otoño-invierno 2018. La marca está presente en 35 países y ahora se suma Argentina.

Un embajador de trayectoria

Roberto Devorik
Roberto Devorik Fuente: LA NACION - Crédito: Victoria Gesualdi/AFV

Roberto Devorik es uno de los argentinos con más fuerte vínculo a la alta moda internacional. Asesoró y fue amigo de la princesa de Gales, hizo vestuarios para teatro en Londres, tuvo 14 tiendas de moda en Inglaterra y en la Argentina representó a importantes firmas, como Ralph Lauren; fue creador de publicaciones especializadas como GQ -al tiempo que Anna Wintour era directora de Condé Nast- y, al repasar su historia, cuenta con orgullo: "Vestí a mujeres del calibre de Diana Ross, Ingrid Bergman, Elizabeth Taylor y Jaqueline Bisset; también a Harrison Ford y Sidney Poiter, entre muchos otros. Oficié de anfitrión en las visitas al país de mujeres como Lady Di, Madonna y Audrey Hepburn".

Devorik recuerda que fue considerado el hombre sudamericano más elgante de Inglaterra por The Times de Londres. Hoy, mientras alterna su residencia entre Viena y París, visita seguido Buenos Aires, donde asumió un nuevo rol, el de representante para América Latina de Paule Ka.

¿Por qué le interesó ser el representante de la marca?

Es una de las marcas francesas, junto a Chanel y Christian Lacroix, que era de las preferidas de la princesa de Gales. Un mes antes de morir Diana, estábamos en París y pasamos por la tienda de Paule Ka, donde compramos un vestido de terciopelo azul que usó en una de las últimas galas a las que asistió. Me quedó grabado ese recuerdo y, especialmente, la maravilla de la calidad y el precio. Cuando Jean Paul Martinho, el director comercial de la marca en Francia, me llamó para hacerme el ofrecimiento, recordé lo que había visto en París con Diana y no pude evitar decir que sí y tomar el puesto para llevar la marca a Latinoamérica.

¿Qué nos traerá a la Argentina el desembarco de Paule Ka?

Nos trae París, la cultura de la moda francesa. Nos trae gran calidad en géneros y tejidos, cortes impecables y precios lógicos para el nivel de la categoría de la marca. No es una de esas marcas imposibles, de las que nada más se puede mirar en una vitrina, pero no pagarlas. Es considerada una de las etiquetas más parisienses de Francia, Brigitte Macron usa Paule Ka, y hasta Christine Lagarde del FMI. También es de las predilectas de la duquesa de Cambridg, Kate Middleton.

Desde su mirada de asesor, ¿cómo define a la firma?

Es una marca muy francesa, muy elegante y clásica pero a la vez moderna. Va para un mujer desde 28 hasta 80 años y tiene un abanico muy grande. Lo más importante es que es una marca que no disfraza a la mujer sino que la viste. Es una marca que le permite a la mujer argentina experimentar la moda de todos los días de las francesas.

¿Cuál es la expectativa comercial que tienen?

El proyecto es afianzar la tienda en avenida Alvear, por el momento. Y luego, si la economía lo permite, llevar la marca al interior del país, hacia puntos como Rosario, Mendoza y Córdoba. Hay un mercado de moda fuerte en Argentina y en Latinoamérica. La marca ya inauguró con gran éxito este verano en Punta del Este.

¿Qué le suma el proyecto a este momento de su vida?

Creo que Paule Ka va a ser otro lindo capítulo del libro de mi vida, que está lleno de lindos capítulos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.