EE.UU.: un hombre asesinó a su jefa, renunció a su defensa y fue ejecutado

Decidió no apelar la condena de muerte en 2016 y pidió al estado de Alabama proceder con la ejecución
Decidió no apelar la condena de muerte en 2016 y pidió al estado de Alabama proceder con la ejecución
(0)
16 de marzo de 2018  • 15:55

Alabama ejecutó ayer a Michael Eggers de 50 años, quien fue condenado a muerte por asesinar a su jefa en 2000. En los últimos años había renunciado a presentar recursos porque quería que el estado lo matase.

Eggers en un primer momento apeló la condena a muerte pero tras una discusión con sus abogados en 2016 retiró la medida y pidió a las autoridades de Alabama proceder con la ejecución.

Los abogados trataron de impedirla alegando que Eggers no estaba capacitado mentalmente para tomar esa decisión, pero el Tribunal Supremo rechazó ayer en última instancia esa petición.

Este hombre renunció a su derecho a pronunciar unas últimas palabras y también a escoger una última cena. Además, pidió al estado de Alabama que no permitiera a ninguno de los abogados, que lo habían representado durante el proceso, que presenciara la ejecución, a la que sí estaba previsto que acudieran su hermano, su cuñada y dos amigos.

Eggers fue declarado muerto ayer a las 19.29 hora local
Eggers fue declarado muerto ayer a las 19.29 hora local

Fue declarado muerto ayer a las 19.29 hora local tras recibir una inyección letal en la prisión Holman, de Atmore, Alabama, según notificó el Departamento de Correcciones de ese estado sureño.

Eggers fue el primer ejecutado este año en Alabama y el quinto en todo el país. Desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena de muerte hace ya cuatro décadas, 1.471 presos fueron ejecutados, 62 de ellos, en Alabama.

El asesinato que cometió

En diciembre de 2000, este hombre asesinó a Bennie Francis Murray, su jefa en la feria ambulante en la que había trabajado en Alabama.

Según documentos judiciales, tras dejar de trabajar en la feria ambulante, Eggers pidió a Murray que lo volviera a contratar, pero ella no lo hizo, porque en ese momento estaba inactiva.

Sin embargo, Murray intentó ayudar a Eggers. Le buscó trabajo y lo acompañó con su propio auto a varios sitios a los que él le pedía ir. En uno de esos trayectos, el 30 de diciembre de 2000, Eggers atacó a Murray, la arrojó del vehículo y se dio a la fuga.

De todos modos, tal y como él mismo confesó, dio la vuelta al rato para rematarla y escondió su cuerpo en una zona de bosque.

Cuando el marido de Murray denunció su desaparición, el rastro de las tarjetas de crédito de la mujer y algunas llamadas telefónicas condujeron a la detención de Eggers en Florida una semana después del asesinato.

Agencia Télam

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.