Semillas: Barañao espera que haya una solución para la propiedad intelectual

El ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Lino Barañao, junto al intendente de San Nicolás, Manuel Passaglia, hoy en Expoagro
El ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Lino Barañao, junto al intendente de San Nicolás, Manuel Passaglia, hoy en Expoagro Crédito: Expogro
(0)
16 de marzo de 2018  • 18:07

SAN NICOLÁS.- El ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Lino Barañao, se mostró confiado en que este año se alcanzará una solución definitiva para el conflicto abierto en torno de la propiedad intelectual en semillas.

Asi lo expresó al visitar Expoagro, donde recorrió la muestra y se reunió con directivos de la organización y el intendente de San Nicolás, Manuel Passaglia. Barañao lleva una década al frente de ese Ministerio, considerando su gestión con Cristina Kirchner y ahora con el presidente Mauricio Macri.

"Nosotros apoyamos la protección de la propiedad intelectual porque es la única manera de garantizar que el ciudadano recibe un rédito por la inversión que ha hecho, no se puede regalar el conocimiento. La contracara de eso es que uno tiene que respetar el conocimiento generado en otros países. Pero hay un equilibrio entre el beneficio de la empresa y el bien público", afirmó.

En este contexto, el funcionario dijo que espera una resolución que atienda las necesidades de los distintos sectores, desde los productores a la industria semillera. Vale recordar que a fin del año pasado las entidades rurales y la industria semillera le presentaron al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, un documento con puntos de consenso para una futura ley de semillas. La actual ley viene de 1973, cuando no existía la biotecnología agrícola.

"Necesitamos que el productor argentino pueda acceder a la tecnología y también mostrar que respetamos la propiedad intelectual para que nuestra propiedad intelectual pueda ser vendida a nivel internacional", señaló.

"Siempre hemos apoyado la protección de la propiedad intelectual", dijo el ministro a Télam. Luego agregó: "Yo confío en que durante este año se llegue a una solución que sea equitativa para las demandas de todos los sectores"

"Necesitamos resolver eso para que el productor argentino acceda a la última tecnología y demostrar que respetamos la propiedad intelectual y que podemos vender nuestros propios desarrollos a nivel internacional", agregó.

El funcionario indicó que "en muchos casos hay una negociación entre privados que va a estar determinada por el balance que el productor haga de esa tecnología". Barañao señaló que se trata de "un tema complejo porque antes no se aplicaba la propiedad intelectual a cosas que crecen solas, como las semillas".

El ministro dijo que el sector "es donde más se ve la importancia del conocimiento para garantizar la rentabilidad".

"No sólo hablamos de variedades genéticamente modificadas, sino de los semilleros locales y el INTA, y otra tecnología, como maquinaria agrícola, que nos hace ser líderes mundiales en el rubro. Muchos de estos proyectos fueron financiados por el Gobierno hace 10 años, esto es la combinación de la inventiva del productor con el apoyo estatal", afirmó.

Barañao destacó el rol del sector agroindustrial. "Creo que es el sector en el que más se ve la importancia del conocimiento para garantizar rentabilidad. Desde la biotecnología, no solo el desarrollo de las variedades genéticamente modificadas -que tal vez es lo que el público más conoce- sino también las variedades vegetales aptas para incrementar la productividad en las condiciones de suelo local, fueron desarrollos del INTA y de semilleras locales. La conjunción de esos factores junto con la otra tecnología que también se destaca que es la de maquinaria agrícola, es la que ha permitido que Argentina sea líder mundial en cuanto a eficiencia en la producción sustentable de alimentos, de granos en particular", precisó.

Remarcó que en las empresas del agro se apuesta a la innovación con un "riesgo considerable".

"Construir un prototipo nuevo implica una inversión de 2 a 30 veces el valor del equipo de serie, no cualquier empresario de la Argentina hace ese tipo de inversiones riesgosas", valoró.

En este contexto, afirmó que desde el gobierno nacional continuarán con "una política muy activa de apoyo a estos sectores de los cuales depende una parte sustantiva de la economía del país".

"No cualquier empresario hace este tipo de inversiones riesgosas. Por eso el deber del Estado es de acompañarlos con instrumentos de financiamiento para compartir el riesgo". Y destacó que "es injusto que si le va mal las consecuencias las pague sólo el empresario".

Según dijo, así como el sector tiene una alta competitividad también "tiene un componente de individualismo importante que atenta con alcanzar una economía de escala". Al respecto, opinó que hay que "abrirse al mundo".

"Los países que mejor viven logran combinar un aporte estatal al desarrollo científico-tecnológico y luego una política agresiva de inversiones y de exportaciones a los mercados globales. Me parece que por ahí está el camino", indicó. "Tenemos la ventaja de que va a aumentar la población mundial en 2000 millones y la demanda de alimentos se va a incrementar de forma concordante, así que tenemos la responsabilidad de ser productores sustentables de alimentos para las futuras generaciones", dijo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.